Comentario: Como complemento a este artículo los invitamos a la lectura de:
Guerras, pestes y brujas


Peste Negra asiática
© Instituto de antropología e investigación científica/Thomas Hartmann
Investigaciones sobre la peste negra en Europa.
Antropólogos confirmaron a la batería Yersinia pestis como la responsable de reducir la población de Europa entre el siglo 6 y 8 d. C., durante la epidemia conocida en la historia como la peste de Justiniano.

La Y. pestis es causante de la peste negra, que se manifiesta como peste bubónica y peste pulmonar.

El estudio liderado por la Dra. Michaela Harbeck del Centro estatal de Antropología y Paleontología de Mónaco y Baviera cree que las muertes masivas por la pandemia contribuyeron en el declino del Imperio romano.

El análisis del ADN en restos óseos permitió además identificar la cepa con un origen asiático, al igual que las otras dos grandes pandemias que causaron muertes masivas en los siglos XIII y XIX.

"Nuestros resultados confirmaron que la Yersinia pestis, fue en efecto la responsable de la Peste justiniana", destacó el estudio publicado en Plos Pathogens. Los resultados se confirmaron por laboratorios independientes, para poder dar una "conclusión inequívoca", dicen los autores.

La muerte masiva de la Peste de Justiniano golpeó el imperio Bizantino en los años 541 d. C y se extendió por Constantinopla en el año 542, y en el Nord áfrica, Italia, España y la frontera franco-alemana en invierno del 543. Aunque los antecedentes históricos hacían pensar que se trataba de la peste Bubónica, mientras no se confirmaba la bacteria, se pensó también que podía tratarse de otro agente.

"Durante mucho tiempo, los estudiosos de diferentes disciplinas han debatido intensamente sobre los agentes etiológicos reales de las últimas pandemias. Sólo los análisis del ADN antiguo realizados en restos óseos de víctimas de la plaga pudieron finalmente concluir el debate", dijo la doctora Barbara Bramanti del Grupo Palaeogenetics del Instituto de Antropología de la Universidad Johannes Gutenberg de Mainz (JGU).

La Peste del siglo VI recibió el nombre de Justiniano, por el emperador reinante de la época, de un Imperio Romano que entraba en su época de declino.

Otras dos grandes epidemias causaron muertes masivas en Europa, una fue entre el siglo XIV y XVII, en particular entre los años 1346 y 1351, cuya bacteria Y. pestis se confirmó dos años atrás. La última fue la documentada peste negra o bubónica de los siglos XIX a XXI.

El equipo estudió material infestado del siglo VI d. C del cementerio Aschheim, de la época medieval de Baviera, Alemania, que contenía 438 cuerpos sepultados. Aunque aquí se había identificado con anterioridad la presencia de Y. pestis, ahora se completaron las autentificaciones y se individuó el DNA en los restos humanos.

Los científicos estuvieron en grado de identificar que la cepa de estas víctimas de Aschheim, tenían una filogénesis más básica que aquella que causó la muerte en la pandemia del siglo XIX y XX.

Otro estudio había permitido señalar que las dos últimas pestes tenían origen en China y Mongolia, mientras que la última investigación reveló que la peste de Justiniano también tiene origen asiático.

Según la Dra. Bramanti, y su colega Stephanie Hänsch, sigue existiendo la duda si en el momento del emperador bizantino Justiniano había sólo una cepa o más, las cuales se difundieron en Europa.