La hija de Amy Wagner quiso sorprender a su madre, en fase terminal, con un flash mob protagonizado por sus 50 mejores amigos llegados de cinco estados diferentes de Estados Unidos.
Imagen
© vimeo
La mujer no podía dejar de reir al ver a sus amigos bailando para ella.
Amy Wagner padece un cáncer de ovarios que ya no tiene tratamiento posible. El 10 de mayo, cumplía 56 años y su hija Lauren Keppel decidió sorprenderla de una forma muy especial y contactó con sus 50 amigos más allegados que no dudaron en unirse a la iniciativa y viajaron desde cinco estados de Estados Unidos hasta Wheaton (Illinois) para estar con Amy ese día y hacerla sonreir con un «flash mob». El resultado fue el siguiente divertido y, a la vez, emotivo vídeo:


En 2012, Amy fue diagnosticada con un cáncer de ovarios. El tratamiento funcionó pero después de un tiempo, la enfermedad volvió con más fuerza en octubre de 2013 y se hizo resistente al tratamiento. Su familia sabía que tenía las horas contadas y decidieron disfrutar cada momento con ella.

En la descripción del vídeo, su hija le dedicaba las siguientes palabras: «Amy ha dejado una huella imborrable en la vida de tanta gente que ha sido testigo de su dolor, que queríamos buscar una forma de recordarle el apoyo que tiene a su alrededor».