En un acto en conmemoración del aniversario de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, el presidente Mauricio Macri le pidió a los empresarios y banqueros presentes que se adhieran a la ley de blanqueo de capitales recientemente aprobada por el congreso utilizando una frase que definitivamente lo colocó del lado de los evasores.
macri shhhh
© Sott.net
Duran Barba, asesor de Mauricio Macri, calla desesperado a su torpe alumno...
En este marco el presidente Mauricio Macri se dirigió a los presentes usando la primera persona del plural (es decir "nosotros") pidiéndoles (a ellos y por lógica a sí mismo) que "pongan el hombro" y se unan a este megaproyecto. No fueron pocos los que se vieron sorprendidos cuando el mandatario dijo: "Ya no vamos a tener que protegernos ni escondernos..." haciendo referencia a que los evasores ya no más deberán preocuparse por la persecución estatal.


La polémica ley de blanqueo de capitales, bautizada no sin cierto glamour empresarial como la "ley de responsabilidad fiscal" (un eufemismo por cierto que intenta esconder lo que realmente es, un favor para la oligarquía que lleva años descapitalizando al estado a través de la evasión fiscal), permitiría que empresarios argentinos que tienen valores sin declarar en el extranjero puedan "repatriar" esos fondos sin ser sometidos a las penalizaciones que corresponderían de acuerdo al delito de evasión fiscal.

Este proyecto posibilitaría que, entre otras cosas, el dinero proveniente de transacciones fraudulentas, sobornos, o incluso delitos como el narcotráfico sea blanqueado sin que medien preguntas ni correr el riesgo se ser juzgado o condenado.

Vale mencionar que el momento elegido por el jefe de estado para protagonizar este lamentable desliz freudiano no es el mejor imaginable. En la actualidad el presidente tiene una causa abierta por omisión maliciosa en su declaración jurada de la empresa Fleg Trading descubierta en el marco de la investigación de los Panamá Papers. En sus declaraciones Mauricio Macri siempre negó que esa compañía hubiera operado comercialmente, aunque sucesivas investigaciones periodísticas probaron lo contrario.