Un equipo de arqueólogos ha conseguido desenterrar una tumba con forma de pirámide en la localidad de Zhengzhou, en Henán, China, en una zona donde se estaban llevando a cabo una serie de trabajos para construir un complejo residencial, según se ha informado desde el Daily Mail.

Los medios chinos han decidido bautizar la tumba como la «pirámide de Zhengzhou», aunque la estructura es mucho más pequeña en comparación con las pirámides de Egipto.

© Código Oculto
Vista superior de la tumba con forma piramidal descubierta recientemente en China.
La misma cámara en la que se encuentra la ya conocida como 'pirámide de Zhengzhou' alberga otra tumba en forma de semicilindro, que mide treinta metros de largo por ocho de ancho y posee un estrecho pasillo que conduce a una cúpula principal.

A la espera de realizar aún toda la serie de estudios y análisis necesarios para determinar la antigüedad exacta de estos increíbles monumentos, saber por quiénes fueron construidos, así como para poder responder a la cuestión de por qué poseen dichas formas, la Oficina de Reliquias Culturales de Henán se ha atrevido a comentar que ese tipo de enterramientos comenzaron a ser utilizados después de la desaparición de la dinastía Han, entre los años 206 a. C. y 220 d. C.

La tumba fue encontrada cerca de una autopista situada unos 3.300 pies (1.000 metros) al oeste de la Sinian Grove, cerca del río Amarillo. En esa zona antiguamente existía una población, pero al parecer ahora se pretende construir en ella un nuevo complejo residencial. La tumba con forma piramidal es solo un de las dos enterramientos que fueron descubiertos dentro de una cámara funeraria hasta entonces desconocida. Fue el personal de la Oficina de Reliquias Culturales de Zhengzhou el que las sacó a la luz de forma casual.


Vista superior de la cámara funeraria recientemente descubierta en China en la que se observan dos extrañas tumbas: una con forma piramidal y otra semicilíndrica. Fue el personal de la Oficina de Reliquias Culturales de Zhengzhou el que las sacó a la luz de forma casual.
La cámara funeraria mide 98 pies (30 metros) de largo y 26 pies (ocho metros) de ancho. Además, fue construida con una orientación de oeste a este con su entrada frontal al este. Cuenta con un estrecho pasillo que conduce a una cúpula principal situada junto a la tumba de forma piramidal. Un testigo y vecino de la zona, aparentemente impresionado por los hallazgos realizados, comentaba a un reportero de un medio local lo siguiente:
«Es algo realmente mágico. Nunca he visto nada como esto. Se parece a una pirámide egipcia».
Por su parte, un trabajador encargado del cuidado del yacimiento y las excavaciones explicaba a otra reportera china que la tumba podría tener más de 2.000 años de antigüedad, y que la excavación se ha desarrollado a lo largo de más de un mes de trabajos.