La NASA ha encontrado nuevas pruebas de la existencia de una fuente de calor geotérmica bajo una región de la Antártida llamada La Tierra de Marie Byrd, que explica en parte el derretimiento que crea lagos y ríos bajo la capa de hielo.
© desconocido
Fragmentos de hielo quebrantado en la costa Oeste de la Antártida
Aunque la fuente de calor no es una amenaza nueva o creciente para la capa de hielo de la Antártida occidental, puede ayudar a explicar por qué la capa de hielo colapsó rápidamente en una era anterior de cambio climático rápido, y por qué es tan inestable en la actualidad.

La estabilidad de una capa de hielo está estrechamente relacionada con la cantidad de agua que la lubrica desde abajo, lo que permite que los glaciares se deslicen más fácilmente. Comprender las fuentes y el futuro del agua de deshielo en la Antártida Occidental es importante para estimar la velocidad a la que se puede perder hielo en el océano en el futuro.

El lecho de roca de la Antártida está lleno de ríos y lagos. Muchos lagos se llenan y drenan rápidamente, forzando a la superficie del hielo a cientos de metros sobre ellos a subir y bajar hasta 6 metros. El movimiento permite a los científicos estimar dónde y cuánta agua debe existir en la base.


Comentario: Un lector nos escribió lo siguiente:
"Llevo más de una década tratando de explicarles obstinadamente que los cambios magnéticos no dipolares al centro de la pluma del manto son la causa de este derretimiento y del cambio climático. Nos dirigimos hacia una total inversión (siempre nos acercamos o alejamos a una, pero ahora estamos muy cerca. Como resultado del último cambio de los polos magnéticos, el hielo de la Antártida se derritió por completo, y el nivel del mar aumentó de 50 metros. (Puede resultar extraño escucharlo, pero dejar de fumar no será de gran ayuda.)

La idea antigua de la pluma del manto tiene cierto mérito, pero el flujo no viaja hasta la superficie. Es cuatro veces más lento de lo que se necesitaría. Y me quedo corto. El cambio geomagnético y el gravitacional, los mapas eustéticos y geodésicos, sumados a la actividad sísmica... todo tiene sentido, mientras que los mapas de CO2 de la troposfera no lo corresponden, sino que muestran los valores de CO2 en la profundidad de los océanos y, extrañamente, en cuencas sedimentarias.

La idea del calentamiento global antropogénico no es una conspiración, sino simplemente una nueva religión mundial. Ha surgido a raíz de la ignorancia de los científicos del clima en materia de geomagnetismo. Como si eso fuera poco, esos científicos no saben leer los contornos temporales y con diversas capas en los mapas donde figuran cambios."

Hace unos 30 años, un científico de la Universidad de Colorado en Denver sugirió que el calor de una pluma del manto, una columna de material proveniente del manto terrestre, bajo La Tierra de Marie Byrd podría explicar la actividad volcánica regional y una formación topográfica similar a una cúpula. Una imagen sísmica muy reciente ha respaldado este concepto. Sin embargo, cuando Hélène Seroussi, del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA en Pasadena, California, escuchó por primera vez la idea, pensó que «era una locura». «No vi cómo podríamos tener esa cantidad de calor y aún tener hielo encima», añade.

Con pocas mediciones directas de debajo del hielo, Seroussi y Erik Ivins, también del JPL, concluyeron que la mejor manera de estudiar la pluma del manto era modelarla numéricamente. Para asegurar que el modelo fuera realista, los científicos recurrieron a las observaciones de los cambios en la altitud de la superficie de la capa de hielo realizados por el satélite IceSat de la NASA y la campaña Operación IceBridge en el aire. Dado que se desconocía la ubicación y el tamaño de la posible pluma del manto, probaron una gama completa de lo que era físicamente posible para múltiples parámetros, produciendo docenas de diferentes simulaciones.

Descubrieron que el flujo de energía de la pluma del manto no debe ser superior a 150 milivatios por metro cuadrado. En comparación, en las regiones de Estados Unidos sin actividad volcánica, el flujo de calor del manto de la Tierra es de 40 a 60 milivatios. Bajo el Parque Nacional de Yellowstone, un punto caliente geotérmico muy conocido, el calor subterráneo es de aproximadamente 200 milivatios por metro cuadrado promediado en todo el parque, aunque las características geotérmicas individuales, como los géiseres, son mucho más cálidas.

Como en el Gran Valle del Rift

Las simulaciones de Seroussi e Ivins usando un flujo de calor superior a 150 milivatios por metro cuadrado mostraron demasiada fusión para ser compatible con los datos espaciales, excepto en un lugar: un área en el interior del Mar de Ross conocida por flujos de agua intensos. Esta región requirió un flujo de calor de al menos 150-180 milivatios por metro cuadrado para estar de acuerdo con las observaciones. Sin embargo, las imágenes sísmicas han demostrado que el calor del manto en esta región puede alcanzar la capa de hielo a través de una grieta, es decir, una fractura en la corteza terrestre, tal como aparece en el Gran Valle del Rift en África.

Se piensa que las plumas del manto son estrechas corrientes de roca caliente que se elevan a través del manto de la Tierra y se extienden como una capa debajo de la corteza. La flotabilidad del material, en parte fundido, hace que la corteza se hinche hacia arriba. La teoría de las plumas del manto se propuso en la década de 1970 para explicar la actividad geotérmica que ocurre lejos del límite de una placa tectónica, como Hawái y Yellowstone.

La pluma del manto de La Tierra de Marie Byrd se formó hace entre 50 y 110 millones de años, mucho antes de que naciera la capa de hielo de la Antártida Occidental. Al final de la última glaciación hace alrededor de 11.000 años, la capa helada atravesó un período de pérdida de hielo sostenida y rápida cuando los cambios en los patrones climáticos globales y el aumento del nivel del mar empujaron el agua cálida más cerca de la capa de hielo, tal como está sucediendo hoy. Seroussi e Ivins sugieren que la pluma del manto podría facilitar este tipo de pérdida rápida.