Su cómplice, el segundo gato, parecía más activo.

INFOBAE / Massachusetts.- Una mujer se vio obligada a mover de lugar sus cultivos de cannabis en su casa de Massachusetts. Cuando regresó para ver cómo estaban, se encontró con un escenario de destrucción total

"Mis luces de crecimiento se habían roto, entonces tuve que mover mis plantas al porche por unos 15 o 20 minutos. Cuando regresé para volver a ponerlas en el invernadero, me di cuenta de que mis gatos se las habían comido", escribió la dueña al compartir el video.

La escena que registró la mujer en su casa de Gilbertville, Massachusetts, comienza con una maceta tirada sobre una silla. Algunas de las plantas de marihuana que contenía habían sido arrancadas.

Al seguir el rastro de la tierra que estaba desparramada por todos lados, encontró la causa del incidente. Uno de sus gatos, que evidentemente se había comido las hojas, estaba tirado debajo de una silla, con las extremidades extendidas. Apenas se movía.

Su cómplice, el segundo gato, parecía más activo. Probablemente participó de la destrucción, pero tuvo la suficiente inteligencia de no ingerir nada.