amazon ambulance

"Aquellos que no alcanzaban los objetivos marcados se enfrentaban al despido y los que se rendían en las cadenas de trabajo tenían que ser atendidos por ambulancia", señala Selby.
Una investigación de 'The Sunday Mirror' ha desvelado el infierno laboral que se vive en el almacén de Amazon en Tilbury (Inglaterra). El reportero Alan Selby se hizo pasar por trabajador del gigante del comercio electrónico durante cinco semanas y en su artículo relata condiciones infernales.

El de Tilbury es el almacén más grande de Europa de la compañía americana. Su extensión es equivalente a la de once campos de fútbol y por las manos de sus trabajadores pasan 1,2 millones de artículos al año.

En sus entrañas, el ritmo laboral es frenético y está perjudicando de lleno a sus empleados: les piden que se procesen 300 ítems a la hora y aquellos que no puedan seguir el ritmo se enfrentan al despido, según el reportaje del diario británico.

"Aquellos que no alcanzaban los objetivos marcados se enfrentaban al despido y los que se rendían en las cadenas de trabajo tenían que ser atendidos por ambulancia", señala Selby.

Las jornadas interminables alcanzan las 55 horas semanales de trabajo, provocando una salida continua de empleados del almacén. "Alguien preguntó por qué el reemplazo de trabajadores es tan alto. Es porque están matando a la gente. Todos mis amigos piensan que estoy muerto. Estoy exhausto", afirma uno de los empleados.

Para más inri, es habitual ver a ambulancias llevándose a trabajadores del almacén: en el último año 43 ambulancias acudieron a la llamada para socorrer a los empleados.

Amazon se compromete a mejorar las condiciones

Amazon ya se ha comprometido a mejorar la situación laboral de sus empleados después de las acusaciones de pobres condiciones y bajos salarios.

"Amazon provee lugares de trabajo seguros y positivos con salarios competitivos. Estamos orgullosos de haber crear miles de puestos en los almacenes de Reino Unido", ha añadido la empresa.

Este informe sobre Tilbury se elabora días después de que los trabajadores de Amazon en Italia y Alemania hayan hecho huelga en sus lugares de trabajo.