Сientíficos rusos tratan de 'hackear' el genoma de esta momia de aspecto alienígena.
mummy
© Guadalupe Pardo / Reuters
Imagen ilustrativa
Científicos rusos han iniciado el análisis del ADN de la más destacada momia de las encontradas cerca de la ciudad peruana de Nazca a principios del año pasado, informa el canal ruso Mir 24. Esta criatura de aspecto alienígena, con un cráneo alargado y tan solo tres dedos en cada una de sus extremidades, ha sido bautizada por los investigadores como María.


Un grupo de genetistas de San Petersburgo llevó a Rusia las muestras de tela de la criatura extraña para tratar de 'hackear' su genoma. María, cuya momia fue encontrada por un campesino peruano, murió aproximadamente en el siglo V, un mil años antes del descubrimiento de América.

Los datos del análisis preliminar ha mostrado que la momia "es un ser humanoide, es decir, también tiene 23 cromosomas como nosotros".

"Ahora ya se está llevando a cabo un análisis detallado para ver si la forma de la posición de todos los cromosomas, de todos los aminoácidos, coincide con la nuestra", comentó a un periodista de Mir 24 el profesor de la Universidad Nacional de Investigación rusa Konstantín Korotkov.

Según este, los científicos también planean identificar la procedencia de la inusual criatura: "¿Tiene la momia rasgos comunes con algunas personas que viven en América del Sur, África o en otro lugar, y hay alguna diferencia?".

Su esqueleto es inusual

Además, la momia resultó tener una estructura de costillas diferente a la humana. Gracias a esto, los científicos pueden estudiar mejor la disposición de los órganos internos de María.
"Vemos claramente los contornos de la tráquea y los bronquios, vemos claramente los contornos del corazón y las cámaras, incluso son visibles los contornos de las válvulas. Podemos ver con bastante claridad los contornos del diafragma, el hígado y el bazo", explicó la radióloga Natalia Zaloznaya.
Los investigadores incluso lograron determinar cuál era la sustancia que ayudó a conservar a María hasta el día de hoy. El polvo blanco con el que esa civilización desconocida cubría a sus difuntos es cloruro de cadmio, un químico que con su efecto antibacterial mantuvo conservada a la momia hasta nuestros tiempos.


Ahora, los genetistas rusos planean continuar 'hackeando' el genoma de la misteriosa criatura hallada en Perú en colaboración con investigadores del país latinoamericano. Para avanzar con sus trabajos, los científicos de San Petersburgo incluso quieren solicitar el envío de la momia a la ciudad rusa.