James Hart Stern, un activista negro de 54 años, se convirtió en el nuevo presidente del Movimiento Nacional Socialista (NSM por sus siglas en inglés) y ya anunció cuál será su objetivo: desbaratar a uno de los mayores grupos neonazis de los Estados Unidos.
James Stern
© Rogelio V. Solis / AP file
James Stern en una conferencia de prensa en Jackson, Mississippi, el 14 de junio de 2012. Uno de los grupos neonazis más grandes y antiguos de los Estados Unidos parece tener un nuevo lider poco probable: Stern, un activista negro que se ha comprometido a desmantelarlo.
Según reportó BBC Mundo, el Southern Poverty Law Center (SPLC), una ONG que rastrea movimientos supremacistas, confirmó que Stern asumió en enero al frente del NSM en reemplazo de Jeff Schoep, quien abogaba por un país "solo para blancos".

Lo cierto es que Stern ya dio los primeros pasos para reformar al grupo racista. Un oficio indica que, ya como presidente, solicitó el cambio de domicilio y de representantes legales del grupo. Otro documento que consiguió la BBC nombra a Stern como el representante en una demanda civil contra el NSM por "daños emocionales y económicos" a decenas de personas en la violenta manifestación neonazi de 2017 en Charlottesville, Virginia. En esa causa pidió que su grupo sea declarado culpable.

Stern es un reverendo protestante nacido en 1965 en Moreno Valley, California. Es un defensor de los derechos civiles de los negros y lidera también el Ministerio de Alcance para la Reconciliación Racial, una organización "progresista e internacional que lucha por el cambio social".

El reverendo contó en una entrevista con The Washington Post que Schoep lo contactó en enero pasado para pedirle asesoramiento legal sobre la demanda por los sucesos de Charlottesville y sus posibles implicaciones financieras. Stern asegura que vio una oportunidad por las diferencias internas que aquejaban al líder supremacista y le propuso que le pasara el control de la organización y de su sitio web.

Ahora el activista negro anunció que busca consejos entre líderes judíos para determinar qué hacer con el grupo, aunque por ahora descartó la posibilidad de disolverlo. Dijo que su objetivo es ofrecer un espacio para "educar" a los seguidores del NSM y convertir la web en una plataforma de educación sobre el Holocausto.