El misterio se resolvió tras revisar las grabaciones de las cámaras de seguridad del lugar donde ocurrieron los hechos.
russian police
© Natalya seliverstova / Sputnik
Imagen ilustrativa
En la localidad rusa de Cherepovéts, en la región de Vólogda, noroeste del país, se suscitó una curiosa historia que tuvo como protagonistas a un automovilista despistado y la Policía local. La noche del pasado 3 de mayo, un hombre llegó a una tienda, parqueó rápidamente su coche y salió corriendo porque el local estaba por cerrar.

Según la prensa rusa, al regresar con las compras, el conductor descubrió que su auto había desaparecido, por lo que llamó a la Policía. Las fuerzas de seguridad atendieron la denuncia de robo y durante toda la noche buscaron el vehículo sin éxito.

A la siguiente mañana, los agentes revisaron las grabaciones de las cámaras de seguridad instaladas en la escena del 'delito' y se percataron que el conductor se había olvidado de poner el freno de mano, por lo que el coche se fue rodando hacia atrás hasta 'esconderse' detrás de unas estructuras que había cerca de la tienda.