Aeropuerto Internacional Pearson en Toronto (Canadá). La policía se acerca a un individuo que portaba una maleta sospechosa y le invita a pasar a una zona de seguridad para proceder a un registro. Dentro de la maleta había una gran bolsa de plástico, y en su interior, 4788 sanguijuelas vivas.
Environment and Climate Change Canada
© Environment and Climate Change Canada
Según ha explicado Gerry Brunet, quien trabaja como gerente de operaciones de la Dirección de Control de Vida Salvaje de Medio Ambiente y Cambio Climático de Canadá (ECCC):
"Esta es nuestra primera importación ilegal de sanguijuelas a gran escala. Nunca habíamos visto nada como esto."
El sospechoso ha sido identificado como Ippolit Bodounov y está detenido por intento de contrabando de sanguijuelas vivas a través de Canadá (Bodounov llegó en un vuelo desde Rusia). Según la policía, Bodounov no tenía ningún permiso para importar sanguijuelas medicinales legalmente.

Posteriormente, la mayoría de las sanguijuelas rescatadas se enviaron al Museo Real de Ontario, mientras que las 240 sanguijuelas restantes se enviaron al Museo Americano de Historia Natural de Nueva York, donde la secuenciación de ADN de sus contenidos estomacales reveló que las habían capturado en la naturaleza y no pertenecían a algún tipo de criadero.

El investigador Sebastian Kvist, curador de zoología de invertebrados en el Museo Real de Ontario, identificó la especie como Hirudo verbana, un tipo de sanguijuela medicinal. Kvist, quien se sorprendió de que todas las criaturas hubieran sobrevivido al largo viaje desde Rusia, explicó que la especie se ha utilizado con fines medicinales desde la época medieval y que los practicantes de la "medicina new age" solían utilizarla para tratar enfermedades como la artritis o prevenir calvicie. Según Kvist:
Sin embargo, el único beneficio para la salud que se ha demostrado que las sanguijuelas ofrecen es la estimulación del flujo sanguíneo para los procedimientos de reinserción de dedos.
La terapia con sanguijuelas medicinales implica la aplicación de una sanguijuela viva en el área de la piel de una parte del cuerpo afectada para iniciar el flujo de sangre o para extraer sangre del mismo. Hoy, en la gran mayoría de países se trata de una práctica muy poco común, aunque fue utilizada con frecuencia para curar a pacientes en culturas de todo el mundo hace siglos.
Terapia de sanguijuelas en India.
© AP
Terapia de sanguijuelas en India.
La primera evidencia documentada de sanguijuelas medicinales se encontró en las notas de los antiguos médicos indios Caraka y Suśruta en el siglo VIII a. C. La práctica se introdujo más tarde en la cultura occidental en el siglo II a. C., cuando se sabía que el médico grecorromano Galen abogaba por la hemorragia de pacientes con sanguijuelas.

A principios del siglo XIX, el derramamiento de sangre se había convertido en un lugar común tanto para prevenir infecciones o enfermedades como para tratar a pacientes que habían enfermado.
Terapia de sanguijuelas (AP)
© AP
Terapia de sanguijuelas
Sea como fuere, sus supuestos beneficios medicinales hacen de las sanguijuelas de Hirudo un producto codiciado en ciertos mercados, pudiéndose vender fácilmente por casi 20 dólares la pieza. Una actividad que contrasta con la situación de una criatura en peligro de extinción. Además, no hay que olvidar que se trata de una especie invasora, lo que significa que podrían causar un daño grave al ecosistema si salieran de su entorno salvaje.

En cuanto a Bodounov, fue multado con 15.000 dólares y se le ha prohibido un año la importación, exportación y posesión de cualquier animal que esté regulado por la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Salvajes (CITES). [BusinessInsider]