El jefe de Estado utilizó sus redes sociales para encomendar una orden a una ministra.
Bukele  presidente  El Salvador

Bukele, presidente de El Salvador
El presidente de la República de El Salvador, Nayib Bukele, despidió a través de Twitter a una serie de funcionarios de su gobierno.


Comentario: Está muy bien despedir a funcionarios si se los considera ineptos para los cargos que ocupan. Pero es algo idiota hacer de la política un espectáculo mediático de baja calidad. Los políticos estatales, al hacer este tipo de cosas, están atentando contra su propio negocio a largo plazo, ya que se deslegitiman a los ojos de los gobernados, aquellos que pagan los impuestos para mantener a las oligarquías que viven dentro del Estado. Quizás en un futuro la clase política perderá completamente toda autoridad-legitimidad moral en la mayoría de países, pudiendo perder entonces todos sus privilegios. Y será por su propia culpa.


El jefe de Estado utilizó su cuenta oficial para ordenarle a su ministra de Vivienda que se hiciera cargo del asunto. Y la funcionara acató la orden.


"Se le ordena a la Ministra de Vivienda, Michelle Sol, que remueva al hijo del ex Presidente de la República de su plaza en Fonavipo", escribió.

En el mensaje también detalló que cobraba un sueldo de 4000 dólares estadounidenses, moneda que adoptó ese país desde 2001.