Los vecinos de la zona han estado denunciando que la actividad minera contamina sus cultivos y afecta al suministro local de agua.
Protests Peru
© Diego Ramos / Reuters
Protestas contra el proyecto Tía María en la región de Arequipa, Perú, el 22 de julio de 2019.
En Perú, la empresa minera estadounidense Southern Copper evalúa tomar acciones legales contra Elmer Cáceres, gobernador de la región de Arequipa, por frenar allí el millonario proyecto de cobre Tía María, informa Reuters.

Las autoridades cancelaron su licencia la semana pasada tras una fuerte oposición de la población local, que denuncia que el emprendimiento puede contaminar sus tierras.

Sin embargo, desde la compañía aseguran que persistirán con las obras, alegando los beneficios que representa el proyecto — valuado en 1.400 millones de dólares — para todos los peruanos.

Exportaciones bloqueadas

Durante más de una década, los vecinos de la zona han estado denunciando que la actividad minera contamina sus cultivos y afecta al suministro local de agua. Los agricultores temen que su desarrollo suponga un duro golpe sobre sus fuentes de ingreso.

Las protestas se intensificaron en el mes pasado de julio con bloqueos de carreteras y de una vía de transporte de minerales, frenando temporalmente las exportaciones de cuatro importantes minas de cobre por una suma cercana a los 400 millones de dólares.


El presidente de la Junta de usuarios del Valle de Tambo, Jesús Mariano Cornejo Reynoso, habló sobre este asunto con RT. En su opinión, los beneficios de las riquezas naturales van a parar a manos de las empresas mineras y de los funcionarios serviles a estas, pero no a las de la población.

'Se llevan las riquezas del pueblo'

"Aquí se ve claramente que tanto los gobernantes como estas empresas extractivas son los que realmente se llevan las riquezas de nuestro pueblo sin pagar lo que realmente les corresponde pagarnos por los minerales que se llevan", expresó.
"Vemos, a diferencia con otros países que tienen unos mayores precios en cuanto a los minerales, que a nosotros nos pagan unos precios que están por debajo de lo que realmente marca el mercado externo", añadió.
"En el Valle de Tambo, en esta región de Arequipa, venimos luchando por más de diez años", mientras los gobiernos anteriores intentaron promover este proyecto "en contra de la voluntad del pueblo y con la consecuencia de que hemos tenido ocho muertos", afirmó en referencia a las protestas.