Traducido por el equipo de SOTT.net en español

La tercera cadena de restaurantes de comida rápida más grande de Estados Unidos, Chick-fil-A, ha duplicado con creces sus ventas anuales desde que la compañía fue boicoteada por activistas de los derechos de los homosexuales por donar a organizaciones que se oponían al matrimonio entre personas del mismo sexo en 2012.
Chick-Fil-A
© AFP / Andrew Renneisen
El exterior de Chick-Fil-A en la ciudad de Nueva York
En 2018, la cadena tenía unas ventas totales de 10.500 millones de dólares, lo que supone un aumento del 16,7% en un año, según el punto de venta de Journal & Courier. Esto hace que el aumento en las ventas anuales de Chick-fil-A sea mayor que el de Starbucks, que es la segunda cadena de restaurantes más grande de Estados Unidos después de McDonald's.

Lea la noticia completa en inglés aquí