El 'culebrón' de Caroline comenzó en marzo de este año cuando la policía local comenzó a interrogarla por haber afirmado que la "reasignación de sexo" de un niño de 16 años era una "castración", una "mutilación" y un "abuso de menores".
Hostigamiento: Directora de campañas de CitizenGO en el Reino Unido denunciada por criticar los tratamientos de “reasignación de sexo”

Caroline Farrow
La directora de campañas de CitizenGO en el Reino Unido, Caroline Farrow, se enfrenta a posible cárcel por defender la verdad científica sobre los hombres y las mujeres, informa CitizenGO.

Este 15 de octubre Farrow tendrá que afrontar un juicio por una demanda presentada por un activista transgénero que lleva meses acosándola a ella y a su familia y que le reclama miles de dólares y le pide pena de cárcel.

CitizenGO pide al Fiscal General para que intervenga atendiendo al derecho y a los hechos y no al histerismo radical del activista LGTBI.

El 'culebrón' de Caroline comenzó en marzo de este año cuando la policía local comenzó a interrogarla por haber afirmado que la "reasignación de sexo" de un niño de 16 años era una "castración", una "mutilación" y un "abuso de menores".

Se trataba del hijo de la activista transgénero, Susan Green, que para celebrar el 16 cumpleaños de su hijo, lo llevó a Tailandia para la operación de "cambio" de sexo porque en el Reino Unido es ilegal para menores de edad. Fue tal el revuelo mediático que las autoridades tailandesas decidieron también prohibir el "cambio" de sexo para menores de 18 años...

Desde entonces, Caroline se convirtió en el foco de las críticas del peligroso y agresivo lobby de los transgénero, que hicieron todo lo que pudieron para silenciarla a ella y a todos los que se opongan a su ideología radical.

La policía abandonó el caso, pero otra activista transgénero, Stephanie Hayden, decidió 'recoger el testigo' y emprender una verdadera campaña de acoso a través de diferentes redes sociales.
"La policía abandonó el caso, pero otra activista transgénero, Stephanie Hayden, decidió 'recoger el testigo' y emprender una verdadera campaña de acoso a través de diferentes redes sociales"
Caroline comenzó a recibir amenazas violentas y hasta sexuales a través de redes sociales y numerosos blogs. También amenazaron a su familia y a sus hijos.

Las amenazas saltaron de la red a la realidad. Los activistas comenzaron a llamarla por teléfono, enviarle emails y visitarla en su propia casa. Incluso empezó a recibir comida a domicilio no demandada como ocho veces al día...

En estas, Stephanie Hayden se presentó en su casa con una demanda por supuesto acoso de Caroline.
"En estas, Stephanie Hayden se presentó en su casa con una demanda por supuesto acoso de Caroline"
La querían intimidar. O más bien, pretendían callarla a ella para que todos aprendiéramos lo que le pasa a quien se atreve a hablar sobre la radical ideología transgénero.

Dos días después de que Hayden se presentara en su casa tuvo lugar el juicio, sin tiempo para preparar adecuadamente la defensa. El juez creyó a la activista transgénero y condenó a Caroline a no volver a hablar ni mencionar a Stephanie Hayden. Por supuesto, Caroline lleva desde entonces cumpliendo con el mandato judicial.

Ahora Stephanie Hayden pide a Caroline 100.000 libras, cerca de 150.000 dólares. Además de la gravedad de la cantidad que arruinaría a su familia (es madre de 5 niños) quiere meterla en la cárcel por supuestamente haber violado el mandato judicial.

Caroline no es la única mujer perseguida por este agresivo activista. Otra madre, Kate Scottow, fue arrestada con sus niños delante y retenida por horas por la policía tras hacer público el pasado delictivo y los dudosos negocios financieros de Stephanie Hayden, información que por otra parte es de dominio público.

No sólo eso, sino que ahora Stephanie Hayden está denunciando a otras tres mujeres por hacer exactamente lo mismo, pura y simplemente porque no quiere que la gente conozca su historial delictivo.

Citizengo pide firmas para apoyar a Caroline Farrow.