El Gobierno de Venezuela rechaza la autoproclamación de la senadora Jeanine Áñez como presidenta interina de Bolivia, tras la renuncia de Evo Morales, indicó el canciller Jorge Arreaza.
Jeanine Áñez Bolivia
© REUTERS / Carlos Garcia Rawlins
"Venezuela expresa su firme rechazo a la parodia de ayer en la Asamblea Legislativa boliviana, con la ilegal autoproclamación de una parlamentaria como supuesta Jefa de Estado, sin contar con el quórum para sesionar y denuncia a la OEA como instrumento del golpismo", escribió Arreaza en la red social Twitter, acompañado por un comunicado.

De acuerdo con el texto, el Gobierno venezolano responsabiliza a la Organización de los Estados Americanos (OEA) por impulsar el golpe de Estado en Bolivia.
"Cabe destacar que la oprobiosa Organización de Estados Americanos ha sido el instrumento principal del imperialismo para ejecutar el golpe de Estado en Bolivia, a través del desarrollo de una falsa auditoría electoral y de la justificación de lo ocurrido sobre la base de infundados argumentos de fraude", indica el comunicado.
De igual manera, el Gobierno de Nicolás Maduro llamó a la comunidad internacional a ayudar a restituir el orden constitucional en esa nación.

"Venezuela repudia la usurpación de la Presidencia del Estado Plurinacional de Bolivia y hace un llamado a la comunidad internacional para que coadyuve en la restitución del orden constitucional", señala el texto.


Comentario: Como si fuese Juan Guaidó, sólo hace falta observar donde yacen las preferencias de Washington:
Estados Unidos reconoce oficialmente a Áñez como presidenta interina de Bolivia

El gobierno de Donald Trump reconoció oficialmente a la senadora opositora Jeanine Áñez como presidenta interina de Bolivia, luego que la parlamentaria se autoproclamara este martes jefe de Estado tras la renuncia de Evo Morales, quien dejó el poder el domingo denunciando un golpe de Estado tras la presión de altos mandos militares y policiales para que dimita.

"La presidenta en funciones del Senado, Áñez, ha asumido las responsabilidades de presidenta interina de Bolivia" declaró en Twitter el encargado de Latinoamérica en el Departamento de Estado, Michael Kozak.

"Esperamos con interés -añadió- trabajar con ella y otras autoridades civiles del país mientras organizan elecciones libres y justas lo antes posible de acuerdo con la Constitución", dijo.

Washington respaldó la salida del poder de Morales y ayer el embajador estadounidense ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Carlos Trujillo, consideró "ridículo" que se hable de golpe de Estado en Bolivia.

"Si alguna vez hubo una amenaza para la democracia, esa era la del gobierno liderado por el ya ex presidente Morales", opinó el funcionario norteamericano.



Jeanine Áñez Chávez asumió el mando interino como segunda presidenta en la historia de Bolivia.

Morales anunció el 10 de noviembre su renuncia a la presidencia luego de tres semanas de manifestaciones cívicas y políticas contra su reelección.