Traducido por el equipo de Sott.net en español

Incluso para un país con una reputación de huelgas, las marchas planeadas en Francia para el próximo jueves 5 de diciembre podrían ser las más importantes que el país haya presenciado en años; muchos predicen que el país podría llegar a paralizarse. Es más, las huelgas podrían alargarse durante semanas.
huelga en Francia
© AFP via Getty Images
Un empleado del hospital llevando una bata con la mención "en huelga" el 14 de noviembre 2019 en Quimper, Francia occidental.
Exactamente ¿quiénes son los que participarán en la huelga?

Según The Connection, se espera que la huelga comience a las 22.00 horas del miércoles 4 de diciembre, cuando los trabajadores de la SNCF (compañía ferroviaria nacional de Francia) y de la RATP (autoridad regional de transporte de París) inicien la marcha. Las tripulaciones de tierra y aire de Air France estarán en huelga, lo que dificultará los vuelos de llegada y salida de los aeropuertos franceses, además de los controladores de tráfico aéreo que también se sumarán a la huelga. En general, los viajes públicos se verán aún más dificultados por el anuncio puesto ayer por los camioneros sobre su intención de bloquear las principales carreteras francesas a partir del 7 de diciembre. Como los franceses dependen de los coches para trasladarse a su trabajo, han empezado a abastecerse de latas de gasolina para tener una reserva en caso de que esta se agote en las gasolineras por problemas de entrega.

Se espera que los empleados de Correos y otros funcionarios de la administración pública participen en la protesta: tres sindicatos de docentes han notificado oficialmente al Ministerio de Educación su intención de declararse en huelga. La policía tiene la intención de llevar a cabo acciones de apoyo a las huelgas de las 10.00 a las 15.00 horas en todos los puestos policiales, aunque no participará en todo el día en los demás controles, como los aeropuertos o autopistas.

Los conductores de ambulancias y el personal de los hospitales - quienes estuvieron en huelga la semana pasada - probablemente se unirán a la lucha, además de contar con los bomberos que entraron recientemente en huelga. La huelga también cuenta con el apoyo del movimiento Chalecos Amarillos, cuya presencia en las calles cada fin de semana se remonta a un año. Un sindicato de abogados también se muestra a favor, etiquetando el 5 de diciembre como "un día para la justicia muerta".

Firefighters
© AFP via Getty Images
Manifestación de los bomberos el 14 de noviembre 2019 en las afueras del edificio de la prefectura en Lille, Francia del norte

¿Por
qué están en huelga?

La huelga rechaza las reformas de pensiones propuestas por el gobierno francés. El Presidente Macron quiere unificar el actual sistema de pensiones que consta de 42 regímenes separados en un sistema operativo único. El nuevo sistema introduciría un "sistema de puntos" de jubilación, que pone en peligro la actual edad de jubilación anticipada de muchos funcionarios públicos.

Pero lo más importante para los manifestantes es que las reformas tendrían un impacto en la cantidad de dinero que recibirían. En la actualidad, las pensiones de los trabajadores del sector público se calculan sobre la base del salario percibido durante los últimos seis meses de su vida laboral -que suele ser el más alto para la mayoría de las personas- y también se evalúan en función de los 25 mejores años de su vida laboral. El nuevo sistema computaría cada año, lo que significa que las personas que trabajaron con salarios más bajos durante años, o que pasaron por períodos de desempleo, tendrían una pensión menos remunerada.

Huelga parisina
© AFP via Getty Images
Protestas de los trabajadores del ferrocarril de la SNCF delante de la sede de la SNCF en St. Denis, cerca de París, 29 de octubre 2019.
¿En qué se distingue esta huelga de las demás?

La primera huelga menor del 13 de septiembre fue apodada "Viernes Negro" y paralizó las calles de París, provocando algunos atascos de hasta 200 km. Sin embargo, la gente en general cree que esta será mucho más multitudinaria. En primer lugar, por su tamaño ya que incluye a todos los miembros de los sindicatos de los principales sectores de la vida pública. En segundo lugar, los cinco sindicatos importantes de la RATP (red de transporte de París) han exigido "huelgas ilimitadas" y quieren que ésta sólo sea la primera, por lo que es probable que continúe. Muchos sindicatos han advertido que las huelgas podrían durar hasta Navidad. En tercer lugar, por lo que está en juego. Los trabajadores franceses han estado luchando contra las reformas de las pensiones desde 1995, cuando Jacques Chirac intentó cambiar el sistema; la reforma propuesta en aquel momento, según The Local, incitó a la gente a lanzarse a las calles de una manera que no se había producido desde la primavera del descontento en mayo de 1968. Después de semanas de protesta frente a la amenaza del gobierno de alargar la edad de jubilación, el plan fue abandonado. Los nuevos planes son mucho más severos.
Huelga de granjeros, Francia
© AFP via Getty Images
Granjeros al lado de sus tractores durante una manifestación, en Laon, norte de Francia, 8 de Octubre 2019
Una encuesta reciente en La Tribune sugirió que el 60% del público en general está a favor y cree que el gobierno está pisando un terreno minado, es decir que se enfrenta a un campo minado en su lucha contra el peso de la opinión pública. Los detractores creen que el público podría cambiar de opinión cuando los aeropuertos y las vías férreas queden vacías y que la vida diaria se vea afectada. En realidad se trata de quién será el primero en parpadear; la gente está convencida, pero el presidente Macron ha apostado su reputación política en el éxito. Pero los franceses están acostumbrados a luchar por una causa. Un estudio del Instituto Sindical Europeo reveló que entre 2010 y 2017, los días de huelga en Francia fueron de 125 por cada 1.000 empleados, en comparación con 20 en el Reino Unido, 17 en Alemania y 3 en Suecia.