Además de los fallecidos, se calcula que hay medio centenar de heridos. El dueño del edificio ha sido detenido por la Policía.
Al menos 43 muertos en una fábrica ilegal en Nueva Delhi, India
© EFE
La fábrica de Nueva Delhi donde se ha producido el incendio que ha acabado con las vidas de al menos 43 personas era una instalación ilegal que carecía de medidas contra las llamas así como de autorizaciones en este sentido, según ha confirmado el director del Servicio de Bomberos de la capital india, Atul Garg, al diario 'Times of India'.

Asimismo, el jefe adjunto de la Fuerza Nacional para la Respuesta a Desastres, Aditya Pratap Singh, ha informado de que los equipos han descubierto ventanas selladas en el interior del edificio, y ventilación insuficiente en los cuartos de descanso de los trabajadores. El medio centenar de heridos -la mayoría por inhalación de humo, causa principal de las muertes- está recibiendo ya tratamiento médico y su pronóstico es reservado. Se trata de la peor tragedia de esta índole en la ciudad desde el incendio del cine Uphaar de 1997, en el que murieron 59 personas.

El primer ministro de India, Narendra Modi, ha lamentado el suceso y lo ha tachado de "extremadamente horrible". "Mis pensamientos están con aquellos que perdieron a sus seres queridos", ha asegurado, al tiempo que ha deseado a los heridos "una recuperación rápida". "Las autoridades están brindando toda la asistencia posible en el lugar de la tragedia", ha afirmado.

Por su parte, el ministro de Interior indio, Amit Shah, ha dado su "más sentido pésame" a las familias de "quienes han perdido a sus seres queridos" en el incendio. "Rezo por la pronta recuperación de los heridos", ha agregado.