Los jóvenes tienen un sueldo medio de 933 euros al mes. Con ese salario, sólo pueden aspirar a alquilar un máximo de 25,4 metros cuadrados sin invertir más de un tercio de sus ingresos.
Viviendas de alquiler en Barcelona.
© Antonio Moreno
Viviendas de alquiler en Barcelona.
Un joven español con trabajo sólo sería capaz de alquilar un máximo de 25 metros cuadrados sin destinar a la vivienda más de un 30% de sus ingresos, según se desprende del Observatorio de Emancipación publicado este martes por el Consejo de la Juventud de España (CJE), que asegura que sólo el 18,6% de los jóvenes hasta los 29 años se han emancipado.

Los jóvenes tienen un sueldo medio de 933 euros al mes. Con ese salario, sólo pueden aspirar a alquilar un máximo de 25,4 metros cuadrados sin invertir más de un tercio de sus ingresos. Esta situación ha generado que los niveles de emancipación de los jóvenes sean actualmente los más bajos desde el año 2002, con unos alquileres cuyo precio ha subido un 8% en un año.

De quienes han conseguido abandonar el hogar familiar, sólo el 16% se ha independizado en solitario. El resto lo hacen con compañeros de piso, parejas o, en muchos casos, en casas cedidas por familiares o amigos. En concreto, compartir piso se ha convertido en una de las opciones menos costosas, aunque la renta media de una habitación alcanza los 287 euros, según el informe del Consejo de la Juventud.

Al compartir piso, los jóvenes dedican, por lo general, el 30,8% de su salario a pagar una habitación. Y es que los jóvenes con trabajo sólo podrían afrontar un alquiler de un máximo de 279,72 euros sin arruinarse. En el caso de un hogar joven formado por dos personas, el alquiler máximo que podrían asumir es de 563,24 euros, unos precios prácticamente inexistentes en regiones como Madrid o Cataluña.

En el caso de los jóvenes entre 30 y 34 años, quienes se han emancipado son algo más del 60%, aunque la edad media de emancipación se mantiene en torno a los 29 años, una de las más altas de la Unión Europea.

"El artículo 47 de la Constitución Española habla del acceso a la vivienda digna, para la juventud no se está cumpliendo. Emanciparnos es una misión imposible", denunció la vicepresidenta del Consejo de la Juventud, María Rodríguez, en una rueda de prensa celebrada en su sede junto a Joffre López, autor del estudio.

Y es que "más del 80% de las personas jóvenes no nos podemos emancipar; no es que no queramos, es que no podemos. Esto se debe principalmente a la precariedad laboral y al precio de los alquileres", afeó Rodríguez. De hecho, uno de cada dos contratos que firman los jóvenes son temporales y el 30% de los contratos firmados son de menos de siete días, según apuntó Joffre López.

"Con este tipo de contratos, una persona joven no tiene capacidad para sostener una vivienda, que es lo que necesitamos para poder emprender un proyecto de vida", declaró la vicepresidenta del Consejo de la Juventud.

Por ello, esta institución está manteniendo contactos con los partidos que, previsiblemente, formarán Gobierno en España -Unidas Podemos y PSOE- para presionar hacia políticas que garanticen que los jóvenes no tengan que dedicar más del 30% de sus ingresos al alquiler. Sus propuestas pasan desde ampliar el parque público de vivienda en alquiler a limitar el precio de los alquileres, aunque priorizan la primera medida, según fuentes del CJE.

Los jóvenes, el colectivo más pobre

En edad, el grupo más vulnerable a la pobreza son los jóvenes de menos de 29 años. Su tasa de pobreza es del 33,8%; es decir, más de diez puntos porcentuales por encima de la tasa de pobreza que hay en España (21,5%). Le siguen los mayores de 65 años y los niños y niñas.

Como señaló María Rodríguez, "esta situación de pobreza no se arregla accediendo a un empleo", ya que "una persona joven con empleo puede llegar a ser pobre", lamentó. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), tres de cada diez chavales entre los 16 y los 24 años es pobre, mientras que el 20% vive en hogares con "deficiencias".