Ataques de EE.UU. a las fuerzas populares de Irak han dado lugar a protestas antiestadounidenses que pueden reforzar la posición de Irán, indica un análisis.
irak
© AFP
Iraquíes prenden fuego a la embajada de EE.UU. en Bagdad, la capital, 31 de diciembre de 2019
El diario estadounidense The New York Times, en un artículo publicado este jueves, ha analizado los últimos acontecimientos registrados en Irak tras los recientes ataques aéreos de EE.UU. contra las posiciones de las Unidades de Movilización Popular (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe) — que forman parte de las Fuerzas Armadas del país — en el distrito de Al-Qaim, en la provincia de Al-Anbar (oeste), que provocó la ira de los iraquíes y el posterior ataque a su embajada en Bagdad, capital de la nación árabe.

El informe, bajo el título "ondas de choque de ataque aéreos de EE.UU. en Irak pueden haber comenzado", ha comentado que cómo los manifestantes han estado coreando "Muerte a Estados Unidos" mientras irrumpian en la sede diplomática norteamericana, donde las fuerzas norteamericanas encargadas de la seguridad de las instalaciones lanzaron gases lacrimógenos y granadas aturdidoras contra la multitud dejando 60 heridos.

"Esto difícilmente podría ser lo que quiere el presidente Trump, si ha sido sincero al decir que desea evitar guerras en el Oriente Medio. En junio, abortó un ataque aéreo de represalia después de que Irán derribó un avión no tripulado estadounidense. Esta vez, la Administración decidió enviar un mensaje de que no va a tolerar que maten estadounidenses que sirvan o trabajen en Irak", ha proseguido NYT para luego poner en duda que los ataques aéreos de Estados Unidos hayan servido como elemento disuasorio.

En otra parte del artículo se aborda la salida unilateral de Washington del acuerdo nuclear de 2015, de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés), y la renovación de las sanciones económicas contra Irán.

En este aspecto, el texto ha llegado a subrayar que es muy dificil de predecir que Trump a qué incentivos recurrirá para evitar que Irán y sus aliados compliquen aún más la tarea de las fuerzas estadounidenses en Irak o en cualquier otro lugar del Oriente Medio.

"El presidente (Trump) podría disminuir fácilmente las tensiones (con Irán) al abrir algún tipo de diálogo, ya sea sobre una posible renegociación del acuerdo nuclear o la resolución de los conflictos en Yemen o Siria", ha apuntado.

El Líder de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, aseguró el miércoles que el odio regional que existe hacia Washington es por sus crímenes en la zona y desmintió que Teherán haya estado detrás del ataque contra la embajada de EE.UU. en Bagdad, tal y como alegan las autoridades estadounidenses.

El ayatolá Jamenei repudió también las amenazas de la Casa Blanca y reafirmó que Irán siempre está preparado para defenderse.