Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Los israelíes tenían todos los motivos para ser optimistas: éramos el primer país del mundo en lograr la vacunación masiva contra la Covid-19 y, por tanto, la "normalidad" parecía estar al alcance de la mano. Desgraciadamente, se introdujo un carné de vacunación digital llamado
"Green Pass" como requisito previo para volver a la vida normal.
COVID-19 vaccine - Israel
© AP Photo/Tsafrir Abayov
Un paramédico militar israelí prepara una vacuna Covid-19 de Pfizer para ser administrada a personas mayores en un centro médico de Ashdod, al sur de Israel, el 7 de enero de 2021.
El Ministerio de Sanidad israelí esgrimió dos razones para justificar la necesidad de este Pase Verde: en primer lugar, para permitir y agilizar la reapertura de los negocios creando "espacios verdes" seguros sólo para las personas vacunadas y, en segundo lugar, para presionar a quienes dudaban en vacunarse.

Los teatros, las piscinas, los eventos deportivos, los bares y los restaurantes recibieron instrucciones de negar la entrada a quienes no llevaran el Pase Verde. En algunos lugares, hay zonas designadas para los no vacunados, y han aparecido carteles de "sólo vacunados" incluso en los asientos públicos de la playa de Tel-Aviv. Israel tiene ahora dos clases de ciudadanos, los vacunados superiores y los no vacunados inferiores.


Comentario: Israel sabe un par de cosas sobre el apartheid: Israel y el crimen del apartheid, ¿qué hay de nuevo?


El Pase Verde se promocionó con un mensaje claro: recibir la vacuna es la opción correcta. Por tanto, los que la rechacen son inmorales, y excluirlos es legítimo. La campaña de promoción de la vacunación fue a menudo científicamente inexacta y éticamente cuestionable, exagerando el peligro que supone el virus para los grupos de menor riesgo, como los estudiantes jóvenes y sanos.


Comentario: Y una subestimación mortal de los riesgos que las propias vacunas suponían: Vacuna de Pfizer en Israel: La tasa de mortalidad es "cientos de veces mayor en los jóvenes vacunados"


Se impuso una atmósfera de intolerancia. Las empresas anunciaron que el personal no vacunado sería despedido. Algunas universidades prohibieron a los estudiantes no vacunados asistir a las clases presenciales. Un estimado investigador no pudo asistir a una conferencia que había ayudado a organizar porque no estaba vacunado. Se está condenando públicamente a los profesores de las escuelas y se les obliga a dejar de dar clase hasta que se vacunen. Los que no pueden ser vacunados por razones médicas no pueden volver a la nueva "normalidad".

Las medidas coercitivas tienen un efecto paradójico. Tradicionalmente, el público israelí tiene una adherencia notablemente alta a las vacunas rutinarias. Sin embargo, el acalorado debate relacionado con el Pase Verde, junto con la vergüenza pública, ha provocado resentimiento e ira. Así, un número sustancialmente mayor de jóvenes ciudadanos israelíes, que nunca se habrían planteado rechazar una vacuna recomendada por su médico de cabecera, han rechazado las inyecciones de Covid-19, y están más atentos a la ideología antivacunación, lo que puede impedir la adhesión a la vacunación en el futuro.


Comentario: En lugar de que se vuelvan repentinamente hacia una ideología, es probable que la mayoría simplemente esté mirando la información científicamente respaldada que los medios de comunicación principales están censurando.


También parece que algunos de los teóricos de la conspiración no estaban del todo equivocados: con el Pase Verde se obtiene una especie de chip, pero en forma de código QR que se escanea cada vez que se entra en una zona designada y está diseñado para enlazar con una base de datos nacional. Se requiere un documento de identidad para verificar la identidad del titular del pase, lo que viola tanto la privacidad de la ubicación como la confidencialidad médica.

No hay ningún motivo racional de salud pública para el Pase Verde. El riesgo de contagio por SARS-Cov-2 de un individuo infectado a uno vacunado es mínimo, e incluso si se infecta, el resultado clínico más probable para el vacunado es una enfermedad autolimitada muy leve o incluso un estado asintomático.

La eficacia de la vacuna en la prevención de la enfermedad grave es siempre mayor que su eficacia en la prevención de la infección, ya que para enfermar una persona debe primero infectarse. Por lo tanto, si la capacidad protectora de la vacuna contra una enfermedad disminuye significativamente, por ejemplo debido a una nueva variante resistente, los individuos vacunados se volverán tan infecciosos como los no vacunados. En otras palabras, o bien no hay motivo para distanciar a los no vacunados de los vacunados, o bien hay motivo para distanciar a todos, vacunados o no.

Si algo debería aprender el Reino Unido del experimento israelí es que los pases de vacunación son irreconciliables con los principios básicos de la profesión médica. La coacción ha sustituido a la autonomía, el castigo a la compasión, los controles a la confidencialidad, la segregación a la inclusión. Las fuerzas liberales, desde la derecha hasta la izquierda, están tratando de invertir este curso de los acontecimientos. Se han presentado varios recursos ante el tribunal supremo israelí, todos ellos pidiendo que se declare desproporcionado el Pase Verde.

La llegada de las vacunas tenía el potencial de acabar con las medidas controvertidas que ponen en peligro los derechos individuales, pero con los pases Covid, ahora tenemos otra lucha en nuestras manos: por la ética médica, los derechos humanos y el sentido común.


Comentario: Nótese que esto fue publicado en el periódico británico Telegraph y fue firmado por acreditados profesionales médicos, que se detallan a continuación.


Rivka Carmi es profesora de medicina y presidenta de la Universidad Ben-Gurion. Asa Kasher es profesor emérito de ética profesional y filosofía en la Universidad de Tel Aviv. Eitan Friedman es profesor de medicina y presidente del Comité Supremo de Helsinki del Ministerio de Sanidad. Yoav Yehezkelli es especialista en medicina interna y gestión médica, y profesor de la Universidad de Tel Aviv. Udi Qimron es director del Departamento de Inmunología Clínica y Microbiología Clínica de la Universidad de Tel Aviv.