Traducido por el equipo de Sott.net en español

La ciudad romana de Pompeya fue destruida por la erupción del Monte Vesubio en agosto del año 79 de la era cristiana. Sin embargo, el mortífero manto de ceniza y piedra pómez que cayó sobre la ciudad preservó sus restos, incluidos sus habitantes, lo que ha permitido que siglos después las investigaciones arqueológicas sigan revelando detalles sobre esta increíble ciudad. El último descubrimiento es una tumba de la última década de Pompeya que contiene el inusual hallazgo de los restos parcialmente momificados de un hombre.
Secundio
© Parco Archologico di Pompeii
La tumba de Marcus Venerius Secundio
Este hallazgo, realizado por el Parque Arqueológico de Pompeya y la Universidad Europea de Valencia, es muy inusual, ya que en la época era habitual enterrar a los niños e incinerar a los adultos. La cámara funeraria incluye una losa de mármol con el nombre de Marcus Venerius Secundio, que se cree que es la identidad del cuerpo encontrado. El análisis de los huesos sugiere que tenía más de 60 años.

Los restos momificados se encuentran en un increíble estado de conservación, con pelo y una oreja aún visibles.

mummified pompeii
"Todavía tenemos que entender si la momificación parcial del difunto se debe a un tratamiento intencionado o no", dijo en un comunicado el profesor Llorenç Alapont, de la Universidad de Valencia. "El análisis de la tela podría aportar más información al respecto. Por las fuentes, sabemos que ciertos tejidos, como el asbesto (amianto), se utilizaban en el embalsamamiento."

En la cámara funeraria también se encontraron dos unguentarios de vidrio (recipientes de ungüentos), numerosos fragmentos de tela y dos urnas cinerarias con los restos incinerados de dos personas. Una de ellas se describe como un hermoso recipiente de cristal perteneciente a una mujer llamada Novia Amabilis.
Secundio
© Parco Archeologico di Pompeii
El esqueleto de Marcus Venerius Secundio.
glass urn pompeii
© Cesare Abbate/Parco Archeologico di Pompeii
La urna de cristal que contiene los restos de Novia Amabilis.
El nombre de Marcus Venerius Secundio ya era conocido por los arqueólogos, ya que aparece en una tablilla de cera perteneciente a un banquero. Era un esclavo público y custodio del templo de Venus, que al ser liberado obtuvo riqueza y un alto estatus social. Entre los detalles de esta tumba, hay una inscripción que finalmente confirmó una teoría largamente buscada sobre la ciudad. El epígrafe dice que Venerio "dio ludi griego y latino durante cuatro días".

"Los ludi graeci deben entenderse como actuaciones en lengua griega", explicó el director del Parque Arqueológico de Pompeya, Gabriel Zuchtriegel. "Es la primera prueba clara de actuaciones en lengua griega en Pompeya, que hasta ahora se había hipotetizado sobre la base de indicadores indirectos. Aquí tenemos otra tesela de un gran mosaico, el de la Pompeya multiétnica de la primera Edad Imperial, en la que el griego, la entonces lingua franca del Mediterráneo oriental, se indica junto al latín".
pompeii
© Italy24news
Entre los descubiertos hay una inscripción de mármol, que proporciona la primera evidencia de que también se repitió en griego en los teatros de la colonia romana, al menos en las últimas décadas antes de la erupción del 79 d.C.
Desde su redescubrimiento hace unos siglos, Pompeya ha cambiado radicalmente nuestra idea de la vida en el Imperio Romano y es seguro que hay más secretos enterrados en la antigua ciudad, esperando a ser descubiertos.