Traducido por el equipo de Sott.net

La primera ave criada por el ser humano puede haber sido un casuario, a menudo llamada el ave más peligrosa del mundo por su larga pezuña en forma de daga.
Cassowary

Casuario

Territorial, agresiva
y a menudo comparada con un dinosaurio por su aspecto, esta ave es una sorprendente candidata a la domesticación.

Sin embargo, un nuevo estudio de más de 1.000 fragmentos de cáscaras de huevo fosilizadas, excavadas en dos refugios rocosos utilizados por cazadores-recolectores en Nueva Guinea, ha sugerido que los primeros seres humanos podrían haber recogido los huevos de la gran ave no voladora antes de que salieran del cascarón y luego criar a los polluelos hasta la edad adulta. Nueva Guinea es una gran isla al norte de Australia. La mitad oriental de la isla es Papúa Nueva Guinea, mientras que la mitad occidental forma parte de Indonesia.

"Este comportamiento que estamos viendo es anterior en miles de años a la domesticación de la gallina", dijo la autora principal del estudio, Kristina Douglass, profesora asistente de antropología y estudios africanos en la Universidad Estatal de Pensilvania.
Cassowary

Se muestra la pata del casuario del sur (Casuarius casuarius), también conocido como casuario de doble collar.
"Y no se trata de un ave pequeña, es un ave enorme, intratable y no voladora que puede destriparte", dijo en un comunicado de prensa.

Los investigadores dijeron que, si bien un casuario puede ser agresivo (un hombre en Florida fue atacado hasta la muerte por uno en 2019), se "impregna" fácilmente, es decir, se apega a lo primero que ve después de salir del cascarón. Esto significa que es fácil de mantener y criar hasta el tamaño adulto.

En la actualidad, el casuario es el vertebrado más grande de Nueva Guinea, y sus plumas y huesos son materiales muy apreciados para fabricar adornos corporales y prendas ceremoniales. La carne del ave se considera un manjar en Nueva Guinea.

Hay tres especies de casuarios, y son nativas de partes del norte de Queensland, Australia y Nueva Guinea. Douglass pensó que nuestros antiguos ancestros probablemente criaban la especie más pequeña, el casuario enano, que pesa unos 20 kilogramos (44 libras).

Las cáscaras de huevo fosilizadas fueron datadas con carbono como parte del estudio, y sus edades oscilaban entre 18.000 y 6.000 años.

Se cree que los humanos domesticaron por primera vez a los pollos hace no más de 9.500 años.
cassowary

No es para picar

Para llegar a sus conclusiones, los investigadores estudiaron primero las cáscaras de los huevos de aves vivas, como pavos, emús y avestruces.

El interior de las cáscaras de los huevos cambia a medida que los polluelos en desarrollo obtienen el calcio de la cáscara. Utilizando imágenes en 3D de alta resolución e inspeccionando el interior de los huevos, los investigadores pudieron construir un modelo del aspecto de los huevos durante las diferentes etapas de la incubación.

Los científicos probaron su modelo con huevos modernos de emú y avestruz antes de aplicarlo a los fragmentos de cáscara de huevo fosilizados encontrados en Nueva Guinea. El equipo descubrió que la mayoría de las cáscaras de huevo encontradas en los yacimientos estaban casi maduras.

"Lo que descubrimos fue que una gran mayoría de las cáscaras de huevo fueron recogidas durante etapas tardías", dijo Douglass. "Las cáscaras de huevo parecen muy tardías; el patrón no es aleatorio".

Estas cáscaras de huevo en fase tardía indican que las personas que vivían en estos dos refugios rocosos recogían los huevos cuando los embriones de casuario tenían las extremidades, los picos, las garras y las plumas completamente formadas, según el estudio.

Hay tres especies de casuarios, y son nativos de algunas zonas del norte de Queensland (Australia) y de Nueva Guinea.

Pero, ¿recogían los humanos a propósito estos huevos para que eclosionaran o los recogían para comerlos? Es posible que hicieran ambas cosas, afirma Douglass.

Consumir huevos con embriones completamente formados se considera un manjar en algunas partes del mundo, pero Douglass dijo que el análisis del equipo de investigación sugiere que la gente estaba incubando los polluelos.

"También observamos la combustión en las cáscaras de los huevos", dijo Douglass en el comunicado de prensa. "Hay suficientes muestras de cáscaras de huevo en fase tardía que no muestran quemaduras, por lo que podemos afirmar que las incubaban y no se las comían".

Gran ave como recurso valioso

Las cáscaras de huevo menos maduras mostraban más signos de quemado, lo que sugiere que cuando se consumían los huevos de casuario se cocinaban y se comían cuando su contenido era principalmente líquido.

"Hoy en día, en las tierras altas, la gente cría polluelos de casuario hasta la edad adulta, para recoger las plumas, y consumir o comerciar con las aves. Es posible que los casuarios también fueran muy valorados en el pasado, ya que se encuentran entre los animales vertebrados más grandes de Nueva Guinea. La cría de casuarios a partir de polluelos proporcionaría una fuente de plumas y carne fácilmente disponible para un animal que, de otro modo, es difícil de cazar en la naturaleza cuando es adulto", explicó por correo electrónico.

Sin embargo, los investigadores aún desconocen muchas cosas.

Para incubar y criar con éxito polluelos de casuario, hay que saber dónde están los nidos, saber cuándo se ponen los huevos y sacarlos del nido justo antes de la eclosión. Esto no es fácil, ya que las aves no anidan en los mismos sitios cada año. Una vez que la hembra pone los huevos, los machos se encargan del nido y no lo abandonan durante 50 días mientras los incuban.

"Es posible que la gente haya cazado al macho y luego haya recogido los huevos. Como los machos no dejan el nido desatendido, tampoco se alimentan mucho durante el periodo de incubación, lo que los hace más vulnerables a los depredadores", explicó.

La investigación se publicó el lunes en la revista científica revisada por pares PNAS.