Un equipo de arqueólogos iraníes e italianos ha desenterrado recientemente unos ladrillos vidriados con motivos de toros y dragones.
toro,dragón,motivos,Irán
© Tehran Times
Un equipo de arqueólogos iraníes e italianos ha desenterrado recientemente unos ladrillos vidriados con motivos de toros y dragones.
El hallazgo se produjo cerca de las ruinas de una majestuosa puerta, situada junto a Persépolis, declarada por la UNESCO, en el sur de Irán.

Los ladrillos vidriados tienen motivos de toros y dragones mushhushshu, esta última es una criatura mítica que fue popular en la antigua Mesopotamia, informó el martes la agencia IRNA.

Bautizada como Tall-e Ajori, la puerta está hecha de ladrillos y material de arcilla y todo su exterior está decorado con ladrillos pintados.

Las narraciones dicen que el mushkhushshu es un animal mitológico híbrido con patas traseras que se asemejan a las garras de un águila, extremidades delanteras parecidas a las de un león, un cuello y una cola largos, una cabeza con cuernos, una lengua parecida a la de una serpiente y una cresta.

El Mushkhushshu más famoso aparece en la reconstruida Puerta de Ishtar de la ciudad de Babilonia, que data del siglo VI a.C. En la antigua Babilonia, el mushhushshu (pronunciado "moosh-hoosh-shoo") era una criatura divina asociada a Marduk, el dios principal de la ciudad.

Con 13 hectáreas de majestuosos accesos, escaleras monumentales, salas del trono (Apadana), salas de recepción y dependencias, Persépolis está clasificada entre los mayores yacimientos arqueológicos del mundo.
Persepolis,Irán,toros,dragones
© Tehran Times
Una imagen de la Persépolis registrada por la UNESCO en el sur de Irán.
Persépolis fue la sede del gobierno del Imperio Aqueménida, aunque fue diseñada principalmente para ser un lugar de exhibición y un centro espectacular para las recepciones y festivales de los reyes y su imperio. Fue incendiada por Alejandro Magno en el año 330 a.C., al parecer como venganza a los persas, ya que parece que el rey persa Jerjes había quemado la ciudad griega de Atenas unos 150 años antes.

La inmensa terraza de la ciudad fue iniciada hacia el año 518 a.C. por Darío el Grande, rey del Imperio Aqueménida. En esta terraza, los sucesivos reyes levantaron una serie de edificios palaciegos de gran belleza arquitectónica, entre ellos el enorme palacio de Apadana y el Salón del Trono ("Salón de las Cien Columnas").

El lugar está marcado por una gran terraza cuyo lado este linda con el Kuh-e Rahmat ("Monte de la Misericordia"). Los otros tres lados están formados por un muro de contención, cuya altura varía según la inclinación del terreno, de 4 a 12 metros; en el lado oeste, una magnífica escalera doble en dos tramos de 111 escalones cortos de piedra conduce a la cima. En la terraza se encuentran las ruinas de varios edificios colosales, todos ellos construidos con una piedra gris oscura (a menudo pulida hasta alcanzar una superficie similar al mármol) procedente de la montaña adyacente.

Según la Britannica, la piedra se cortaba con la máxima precisión en bloques de gran tamaño, que se colocaban sin mortero; muchos de ellos siguen en su sitio. Son especialmente llamativas las enormes columnas, 13 de las cuales siguen en pie en la sala de audiencias de Darío I (el Grande; reinó entre el 522 y el 486 a.C.), conocida como la Apadana, nombre dado a una sala similar construida por Darío en Susa. En el vestíbulo de la Puerta de Jerjes se conservan otras dos columnas, y se ha montado allí una tercera a partir de sus piezas rotas.

En 1933 se descubrieron, en los cimientos de la sala de audiencias de Darío, dos conjuntos de placas de oro y plata que registraban en las tres formas de cuneiforme -persa antigua, elamita y babilónica- los límites del imperio persa. Varias inscripciones, talladas en piedra, de Darío I, Jerjes I y Artajerjes III indican a qué monarca se atribuían los distintos edificios.

Los historiadores griegos y romanos describieron cómo los edificios aqueménidas estaban cubiertos de espectaculares cantidades de oro. Se dice que sólo Persépolis contenía 2.500 toneladas. Heródoto escribió que los soldados aqueménidas "brillaban por todo el oro, que llevaban en grandes cantidades".