Traducido por el equipo de Sott.net

El análisis del ADN antiguo de una de las tumbas neolíticas mejor conservadas de Gran Bretaña ha revelado que la mayoría de las personas enterradas allí pertenecían a cinco generaciones continuas de una sola familia extendida.
Long Barrow
© Corinium Museum, copyright Cotswold District Council
Hazleton Long Barrow: Cortesía del Museo Corinium, copyright del Consejo del Distrito de Cotswold.
El análisis del ADN antiguo de una de las tumbas neolíticas mejor conservadas de Gran Bretaña ha revelado que la mayoría de las personas enterradas allí pertenecían a cinco generaciones continuas de una sola familia extendida.

Al analizar el ADN extraído de los huesos y dientes de 35 individuos enterrados en el mojón largo de Hazleton North, en la región de Cotswolds-Severn, el equipo de investigadores pudo detectar que 27 de ellos eran parientes biológicos cercanos. El grupo vivió hace aproximadamente 5.700 años -entre 3.700 y 3.600 a.C.-, unos 100 años después de que se introdujera la agricultura en Gran Bretaña.

Publicado en Nature, es el primer estudio que revela con tanto detalle cómo estaban estructuradas las familias prehistóricas, y el equipo internacional de arqueólogos y genetistas afirma que los resultados proporcionan nuevos conocimientos sobre el parentesco y las prácticas de enterramiento en el Neolítico.

El equipo de investigación -que incluía arqueólogos de la Universidad de Newcastle (Reino Unido) y genetistas de la Universidad del País Vasco, la Universidad de Viena y la Universidad de Harvard- demostró que la mayoría de los enterrados en la tumba descendían de cuatro mujeres que habían tenido hijos con el mismo hombre.

El mojón de Hazleton Norte incluía dos áreas de cámara en forma de L que estaban situadas al norte y al sur de la "columna vertebral" principal de la estructura lineal. Los resultados de la investigación indican que los hombres eran enterrados generalmente con su padre y sus hermanos, lo que sugiere que la descendencia era patrilineal y que las generaciones posteriores enterradas en la tumba estaban conectadas con la primera generación a través de sus parientes masculinos.

Long Cairn
© Fowler, Olalde et al. after Saville 1990, by permission of Historic England
Esquema del interior del Long Cairn en Hazleton North: Crédito Fowler, Olalde et al. según Saville 1990, con permiso de Historic England.
Mientras que dos de las hijas del linaje que murieron en la infancia fueron enterradas en la tumba, la ausencia total de hijas adultas sugiere que sus restos fueron colocados en las tumbas de las parejas masculinas con las que tuvieron hijos, o en otro lugar.


Comentario: Un hallazgo similar se produjo en Alemania, donde se descubrió que las hijas estaban ausentes en su mayoría en los enterramientos familiares de la Edad del Bronce, y se cree que esto se debe a que fueron enviadas para casarse: ¿Por qué faltan las hijas adultas en los cementerios alemanes de la Edad del Bronce?
No había rastro de las hijas de estas mujeres en los enterramientos, lo que sugiere que también fueron enviadas para casarse, en un patrón que persistió durante 700 años. Las únicas mujeres locales eran niñas de familias de alto estatus que murieron antes de los 15 a los 17 años, y mujeres pobres sin parentesco y sin ajuar funerario, probablemente sirvientas, dice Mittnik. Los niveles de estroncio de tres hombres, por el contrario, mostraron que, aunque habían abandonado el valle cuando eran adolescentes, regresaron como adultos.

Aunque el derecho de uso de la tumba pasaba por los lazos patrilineales, la elección de si los individuos eran enterrados en la zona de la cámara norte o sur dependía inicialmente de la mujer de primera generación de la que descendían, lo que sugiere que estas mujeres de primera generación eran socialmente significativas en la memoria de esta comunidad.

También hay indicios de que los "hijastros" fueron adoptados en el linaje, dicen los investigadores: varones cuya madre estaba enterrada en la tumba pero no su padre biológico, y cuya madre también había tenido hijos con un varón de la patrilínea. Además, el equipo no encontró pruebas de que otros ocho individuos fueran parientes biológicos de los del árbol genealógico, lo que podría sugerir aún más que el parentesco biológico no era el único criterio de inclusión. Sin embargo, tres de ellos eran mujeres y es posible que hayan tenido una pareja en la tumba, pero no tuvieron hijos o tuvieron hijas que llegaron a la edad adulta y abandonaron la comunidad, por lo que están ausentes de la tumba.

El Dr. Chris Fowler, de la Universidad de Newcastle, primer autor y arqueólogo principal del estudio, dijo: "Este estudio nos proporciona una visión sin precedentes del parentesco en una comunidad neolítica. La tumba de Hazleton North tiene dos zonas de cámaras separadas, a una de las cuales se accede por una entrada norte y a la otra por una entrada sur, y un hallazgo extraordinario es que inicialmente cada una de las dos mitades de la tumba se utilizaba para colocar los restos de los muertos de una de las dos ramas de una misma familia. Esto tiene mayor importancia porque sugiere que la disposición arquitectónica de otras tumbas neolíticas podría informarnos sobre cómo funcionaba el parentesco en esas tumbas".

Iñigo Olalde, de la Universidad del País Vasco e Ikerbasque, el genetista principal del estudio y coprimer autor, dijo: "La excelente conservación del ADN en la tumba y el uso de las últimas tecnologías de recuperación y análisis de ADN antiguo nos han permitido descubrir el árbol genealógico más antiguo jamás reconstruido y analizarlo para comprender algo profundo sobre la estructura social de estos antiguos grupos."

Neolithic family
© Newcastle University/Fowler, Olalde et al.
El análisis del ADN antiguo de una de las tumbas neolíticas mejor conservadas de Gran Bretaña, realizado por un equipo en el que participan arqueólogos de la Universidad de Newcastle (Reino Unido) y genetistas de la Universidad del País Vasco, la Universidad de Viena y la Universidad de Harvard, ha revelado que la mayoría de las personas allí enterradas pertenecían a cinco generaciones continuas de una única familia extensa.
David Reich, de la Universidad de Harvard, cuyo laboratorio dirigió la generación de ADN antiguo, añadió: "Este estudio refleja lo que creo que es el futuro del ADN antiguo: uno en el que los arqueólogos son capaces de aplicar el análisis de ADN antiguo con una resolución lo suficientemente alta como para abordar las cuestiones verdaderamente importantes para los arqueólogos".

Ron Pinhasi, de la Universidad de Viena, dijo: "Era difícil imaginar hace sólo unos años que llegaríamos a conocer las estructuras de parentesco del Neolítico. Pero esto es sólo el principio y, sin duda, hay mucho más por descubrir en otros yacimientos de Gran Bretaña, la Francia atlántica y otras regiones".

El proyecto fue una colaboración internacional entre arqueólogos de las universidades de Newcastle, York, Exeter y Central Lancashire, y genetistas de la Universidad de Viena, la Universidad del País Vasco y la Universidad de Harvard. El Museo Corinium, de Cirencester, dio permiso para tomar muestras de los restos de su colección.