Traducido por el equipo de Sott.net

Los padres no vacunados no podrán ver a sus hijos enfermos a menos que obtengan una exención especial, según las nuevas y draconianas medidas que está elaborando Mark McGowan.
perth children's hospital

Una serie de nuevas leyes impedirán a los residentes visitar hospitales y residencias de ancianos si no están vacunados (en la foto, el Hospital Infantil de Perth).
El primer ministro de Australia Occidental, que se ha enorgullecido de que su estado tendrá las normativa sobre pasaporte de vacunas "más amplias" del país, va a introducir nuevas y estrictas normas el 31 de enero.

El plan de visitas a los hospitales hará que sólo aquellos que estén exentos de la vacuna puedan visitar los hospitales, incluso para ver a sus propios hijos.

El Sr. McGowan ha prometido hacer la vida "muy difícil" a los que se nieguen a pincharse, y se ha aislado aún más del resto del país al ampliar las fronteras cerradas del estado más allá de la fecha de reapertura del 5 de febrero que había prometido.

El jefe de sanidad del estado dijo que lo que se consideraba "entornos de alto riesgo" sería el foco de atención del gobierno de cara al futuro, ya que se trata de tomar medidas contra la posible propagación de ómicron.

Esto incluye los hospitales y las residencias de ancianos, y aunque no impide que las personas no vacunadas reciban tratamiento o estén en esas instalaciones, significa que no pueden visitar a amigos o familiares.

"La entrada en un hospital o residencia de ancianos por individuos no vacunados (en esas jurisdicciones) está prohibida a menos que exista una exención o se permita por motivos compasivos, como la visita a un familiar durante la fase terminal de su vida", escribió el Dr. Andy Robertson en el nuevo consejo sanitario.

"En las situaciones en las que se permite la visita de personas no vacunadas, se requieren precauciones adicionales de mitigación de riesgos que deben ser cumplidas por el individuo".

El Dr. Robertson dijo que el gobierno apoyaría "exenciones médicas" basadas en motivos extenuantes y compasivos para los no vacunados, incluyendo "visitas al final de la vida".

El gobierno dijo en un comunicado que esas situaciones se decidirían caso por caso.

"Se evaluará caso por caso y se recopilará información para evaluar los riesgos para las personas implicadas y el personal o el entorno hospitalario en el que se puedan aplicar las exenciones", dijo un portavoz.

"Se espera que los australianos occidentales no vacunados que deseen visitar a los pacientes o familiares en el entorno hospitalario tengan que llevar un EPI y posiblemente dar un resultado negativo en las pruebas de RAT (test rápido de antígenos) antes de acudir al lugar".

El Jefe de Sanidad de Australia Occidental señaló que estas normas ya están en vigor en otros estados, como Nueva Gales del Sur, Australia Meridional y Queensland.

Las normas entrarán en vigor a partir del 31 de enero, y aún no se ha confirmado la hoja de ruta para el nuevo curso escolar ni los protocolos de aislamiento para los trabajadores de primera línea.

El Sr. Gowan advirtió a los antibakunas que la vida "se volverá muy difícil" cuando se ponga en marcha el sistema de pasaporte de vacunas.

"No podrán ir al fútbol, no podrán trabajar en toda una serie de industrias", dijo McGowan a principios de este mes.

"No podrán ir a conciertos, restaurantes, bares, cafeterías, pubs, gimnasios... todas esas cosas estarán restringidas. La vida está a punto de volverse muy difícil para ustedes... es un gran estímulo para ir a vacunarse".