Traducido por el equipo de Sott.net

Los servicios de seguridad de Ucrania... casi ningún francés ha oído hablar de ellos y nuestros periodistas en Francia no están dispuestos a decir qué es el SBU. Y sin embargo... Es, sin duda, una de las peores organizaciones criminales de Europa, si no la peor, y uno de los cuerpos de policía política más aterradores que hemos conocido desde hace medio siglo.
SBU in office
© Unknown
El SBU
Sus hazañas podrían estar a la altura de la tristemente célebre STASI (RDA) o incluso de la Securitate (Rumanía), que tanto ruido hizo. Sin embargo, un día Europa y Francia tendrán que aceptar ver la cara de muerte y sangre que es el SBU. Tanto silencio por parte de periódicos tan famosos como Le Monde, Libération o Le Figaro es en sí mismo sospechoso y aún más culpable, y me atrevo a decir: criminal.

No hay guerra en el Donbass... sólo una operación antiterrorista. Sí, has leído bien, es una ley de la Rada de Ucrania que se aprobó allá por 2014, no hay guerra en el este de Ucrania... sino terroristas que buscaban destruir el país. Según esta retórica, el SBU, que se ocupa del contraespionaje, fue desplegado y muy rápidamente cometió numerosos abusos, asesinatos y diversos crímenes. Según diversas fuentes, el SBU contaba con cerca de 30.000 agentes y empleados, y muy rápidamente atacó todo lo que fuera ruso, anti-Maidán y que pudiera obstaculizar la marcha de la Revolución de Colores financiada y organizada por EEUU, en el invierno de 2013-2014.

La joven bloguera Marina Russkaya (seudónimo para proteger a su familia en Ucrania), estudiante de ciencias políticas en la capital (2012-2015) nos contó en su momento su trayectoria. Tras empezar a escribir contra el Maidán, pronto estuvo en contacto con otros activistas y pronto la siguieron decenas de miles de personas. Fue durante una mañana de 2015 cuando la llamó una amiga activista de Kiev: "tienes que huir Marina, están derribando mi puerta, ¡vienen a por ti!". Cogiendo solo su bolso, la joven, que entonces tenía 24 años, huyó de Ucrania. Por suerte, pudo tomar un tren a Rusia y desde allí al Donbass. Ese día, la redada del SBU atrapó a varias docenas de activistas en su red. Cuando le preguntaron por ello, Marina dijo que no tenía noticias:
"fueron asesinados, encarcelados, seguramente serán asesinados si han sobrevivido en las cárceles ucranianas donde languidecen, el SBU no les dejará vivir antes de huir".
Este es uno de los muchos testimonios que hemos recogido de "estos terroristas del Donbass". Peor aún, existe incluso una lista oficial publicada en Internet con miles de nombres de personas que van a ser encarceladas o asesinadas, la lista Mirotvorets (Christelle Néant y yo mismo, así como otros franceses, estamos en esta lista). Porque lejos de ocuparse finalmente del contraespionaje, los agentes del SBU se han convertido en una policía política, y esta policía lleva 8 años torturando y asesinando.

Prisiones secretas y lugares de tortura del SBU... ¿bajo control estadounidense?


En 2016, tuve la oportunidad de entrevistar en dos sesiones, a 11 prisioneros políticos intercambiados por Ucrania (a través de la Cruz Roja), por soldados ucranianos. Lo que me contaron todavía atormenta mi memoria y a veces mis noches. Así descubrí el alcance de la represión política en Ucrania. El SBU puede detener sin orden de arresto a cualquier persona en el territorio de Ucrania. Estas personas son interrogadas y encarceladas ilegalmente. Para hacerles hablar y "destruir el terrorismo en Ucrania", todos los medios son buenos. Todas estas 11 personas me han hablado a veces de torturas horribles. Uno de ellos fue encarcelado y torturado durante 14 meses en Zaporozhie. El trauma que sufrió hizo que fuera muy difícil entrevistarlo, ya que revivía la tortura y temblaba como una hoja, literalmente roto por los interminables abusos que había sufrido. Otro tenía problemas de corazón, tras el uso de "gégène" sobre él durante largas sesiones. Una mujer estaba entre el lote, le habían arrancado las uñas, le habían roto los dientes.... Por su aspecto no me atreví a creer que en ese momento tuviera mi edad (43 años), y tuvo que sacar sus documentos de identidad para demostrarme que no tenía 65 años. La pobre mujer había sido inyectada con drogas y sustancias durante 20 días y me resultó difícil escuchar todo lo que había visto y sufrido. Dos de los hombres encarcelados habían sido detenidos y torturados por agentes del SBU enmascarados, muchos de los cuales sólo hablaban inglés... Sin embargo, todo el mundo recuerda la experiencia de los estadounidenses de la tortura en cárceles como Guantánamo. Este hecho me sorprendió tanto en su momento que nos detuvimos en este detalle durante mucho tiempo. Al final mi investigación terminó con suficiente información para señalar al menos cuatro prisiones secretas en Ucrania, en Zaporozhie, Kharkov, Kiev y finalmente Kramatorsk. Es cierto que en estas prisiones fueron asesinadas cientos de personas, uno de los combatientes de la resistencia me dio una lista de unos quince nombres de personas que fueron asesinadas durante su detención, en cuanto a la mujer me habló de las ejecuciones cometidas en su prisión durante los 20 días que pasó allí.

Un día saldrá a la luz una larga lista de desaparecidos y asesinados del periodo de posguerra en Ucrania. Esta es claramente mi sensación y se ve reforzada por las dos entrevistas a franceses, cuyos nombres tengo que ocultar por su seguridad en Francia, que también fueron detenidos por el SBU en Ucrania. Estos dos hombres fueron denunciados... uno por su ex mujer en Dnepropetrovsk, el otro por desconocidos en Kiev (2016). Detenidos ilegalmente de madrugada en sus pisos, fueron vejados, encerrados, uno de ellos fue golpeado y se temió por su vida hasta su precipitada salida de Ucrania. Ambos fueron "invitados" a abandonar el país y a no volver jamás y, si lo hacían, a pagar el precio...

La embajada francesa en Kiev, alertada en su momento, no hizo nada para ayudarles y silenció el asunto. Es porque ya estábamos apoyando a la Ucrania de los asesinatos y las masacres. Entre los otros hechos de los que hemos tenido conocimiento, hay que mencionar también el gran número de personas que huyeron de Ucrania precisamente para escapar de la muerte y de estas represiones. Conocí a una mujer de Járkov en Moscú en 2019 que había visto cómo la puerta de su piso era derribada por el SBU. La policía política ucraniana asesinó a su marido ese día, en su piso y delante de sus ojos, sin más juicio. No sabe por qué ella se salvó, pero tras muchas peripecias consiguió huir del país, llevándose a su anciana madre. Estas son las historias que me llegaron y hay muchas más... la lista de crímenes cometidos por el SBU es, en mi opinión, alucinante. Un día, nuestros periodistas franceses que guardaron silencio tendrán que rendir cuentas. Un día, nuestros políticos franceses que apoyaron este régimen ¡también tendrán que responder por ello!

¿Un Núremberg en Ucrania? La cuestión se planteará necesariamente y Francia tendrá que asumir sus responsabilidades para dejar de encubrir esta carnicería y esta policía que deshonra al pueblo ucraniano. Si algunos tienen dudas, sepan que el 5 de marzo de 2022, el SBU asesinó a Denis Kireev en la calle. Era un diplomático y miembro de la delegación ucraniana que se reunió con sus homólogos rusos en Gomel, Bielorrusia. Estaba a favor de la paz, pero según Ucrania era un traidor. Lejos de las acciones normales de los países civilizados de Europa, el SBU lo asesinó en la calle, le disparó como a un conejo, a la manera de la mafia... ¿Es esto lo que apoya Francia? ¿Es esto lo que defiende Francia? ¿Es esto lo que defienden los ideales republicanos de nuestro país? ¿Cuándo abrirán los ojos los franceses? Cuántas muertes y masacres más serán necesarias, porque mientras escribo, en la derrota de Ucrania, el SBU está asesinando. Esta Gestapo sí que ha llegado al muro y antes de pagar la factura o refugiarse en una buena familia en Francia, mata sin parar y sin ningún remordimiento.