Traducido por el equipo de Sott.net

Las fuertes lluvias pueden asociarse a las inundaciones repentinas y a la lucha moderna contra el cambio climático.
Victorian weather rainfall

El proyecto transcribió digitalmente 130 años de observaciones de precipitaciones escritas a mano en los pluviómetros del Reino Unido e Irlanda. En la imagen, observaciones realizadas en los pluviómetros de Seathwaite, en el Distrito de los Lagos, en 1895.
Pero un nuevo estudio dirigido por la Met Office y la Universidad de Reading demuestra que no es nada nuevo; de hecho, los datos recién recuperados de la época victoriana han "pulverizado" los registros actuales de precipitaciones.

Miles de voluntarios han "rescatado" millones de registros de precipitaciones archivados que se remontan a casi 200 años durante el cierre de Covid, en el marco del proyecto "Rainfall Rescue".

Los registros se realizaron en pluviómetros de todo el Reino Unido e Irlanda durante la época victoriana.

Los datos muestran que el año más seco registrado en el Reino Unido fue 1855, mientras que noviembre de 1852 fue el mes más húmedo registrado en amplias zonas del sur de Inglaterra.
HALLAZGOS CLAVE

- El año más seco registrado en el Reino Unido es ahora 1855 (786,5 mm), gracias a los nuevos datos. El año más seco del que se tiene constancia era 1887 (806 mm de precipitaciones de media en el Reino Unido). El año más lluvioso registrado es 1872, con 1065 mm.

- El mayo más seco del que se tiene constancia es ahora mayo de 1844, cuando hubo 8,3 mm en Inglaterra. Hasta estos nuevos datos, el mayo más seco registrado era el de 2020 (9,6 mm de precipitaciones en Inglaterra).

- Diciembre de 1852 es ahora el tercer mes más lluvioso registrado en Cumbria (364,9 mm de precipitaciones) y noviembre de 1852 es el mes más lluvioso registrado en gran parte del sur de Inglaterra.



Comentario: Los años que rodean a 1850 son notables porque, según los datos de la NASA, este periodo también coincide con la tercera y última bajada de lo que se conoce como la Pequeña Edad de Hielo. Es probable que incluso antes de esa caída, ya que se dispone de pocos registros, se hayan superado esos extremos, ya que, aunque no disponemos de mediciones científicas, existen innumerables historias de inundaciones extremas que mataron a miles de personas, así como otros fenómenos como marejadas, avistamientos de meteoros y cometas, auroras intensas y de extrema baja latitud, erupciones volcánicas catastróficas, brotes de peste, etc: Además, es notable que un clima cada vez más errático, junto con una variedad de otros fenómenos raros, estaban ocurriendo durante un período de enfriamiento global, que es también lo que estamos viendo en nuestro propio tiempo.


"Todavía estoy sorprendido por la respuesta que ha tenido este proyecto por parte del público", dijo el profesor Ed Hawkins, científico del clima de la Universidad de Reading y director del proyecto Rainfall Rescue.

"La transcripción de los registros requirió alrededor de 100 millones de pulsaciones, pero lo que pensé que llevaría varios meses se completó en cuestión de días".

"Gracias a la ardua labor de los voluntarios, ahora disponemos de informes detallados de la cantidad de lluvia caída, hasta 1836, vista a través de los ojos de otros voluntarios dedicados de varias generaciones atrás".

"Para ponerlo en contexto, 1836 fue el año en que Charles Darwin regresó al Reino Unido en el Beagle con el vicealmirante Robert Fitzroy, y un año antes de que la reina Victoria subiera al trono".

El proyecto Rainfall Rescue fue lanzado por la Universidad de Reading en marzo de 2020.

En él participaron miembros del público, a los que se encargó la transcripción digital de 130 años de observaciones de precipitaciones manuscritas de la época victoriana realizadas en pluviómetros de todo el Reino Unido e Irlanda.

Muchas de las grabaciones estaban escritas con una caligrafía ornamentada que requería ojos humanos para su transcripción.

Jacqui Huntley, una de las ocho voluntarias de Rainfall Rescue con base en Stranraer (Escocia) que trabajó en todo el proyecto, dijo: "Me involucré porque soy británica y, por lo tanto, una fanática del clima, especialmente de la lluvia. Y en Escocia, donde vivo, llueve mucho".

"Los datos son obviamente valiosos para los científicos, pero también me ha encantado conocer a los observadores de las precipitaciones que se dedicaron a medir el tiempo día tras día. Ha sido divertido, y un verdadero esfuerzo de equipo, de principio a fin".

Se incluyó un gran número de lugares con pluviómetros en todo el país, incluido uno al lado de la granja Hilltop de Beatrix Potter en el Distrito de los Lagos, donde escribió muchos de sus libros más famosos.

Cuando el proyecto se puso en marcha hace dos años, unos 16.000 voluntarios respondieron al reto, digitalizando 5,2 millones de observaciones en sólo 16 días.

Antes del segundo aniversario del lanzamiento del proyecto, el sábado, estos registros se han hecho públicos en el Met Office National Meteorological, extendiéndose 26 años atrás, hasta 1836.

Los esfuerzos de los voluntarios han revelado algunos nuevos récords de meses secos y húmedos extremos en todo el Reino Unido, además de proporcionar más contexto en torno a los recientes cambios en las precipitaciones debidos al cambio climático provocado por el hombre.


Comentario: Lo que esto demuestra es que es muy poco probable que se trate de un "cambio climático provocado por el hombre" y que el clima de nuestro planeta es cíclico, lo que demuestra que las emisiones de CO2 provocadas por el hombre no pueden ser la causa. Sin embargo, sí parece haber una correlación entre la agitación social y un clima cada vez más extremo.


Se sabe que en esta época [la década de 1850] se produjeron inundaciones en varios lugares. Se conocen como las inundaciones del Duque de Wellington, porque empezaron alrededor de la época de su funeral de estado en Londres.

Una vez transcritos todos los datos, ocho voluntarios dedicados ayudaron a ordenar los datos en secuencias cronológicas para cada lugar.

Estos ocho voluntarios aparecen como coautores en un artículo publicado hoy (viernes 25 de marzo) en Geoscience Data Journal.

La Met Office ha procesado unos 3,3 millones de observaciones recién transcritas y las ha añadido a las estadísticas nacionales de precipitaciones disponibles al público en su sitio web.

Los investigadores también han compartido un mapa que muestra la ubicación de todos los pluviómetros que aportaron datos al proyecto Rainfall Rescue.

"Además de ser una fascinante mirada al pasado, los nuevos datos permiten obtener una imagen más larga y detallada de las variaciones en las precipitaciones mensuales, lo que ayudará a nuevas investigaciones científicas dos siglos después", dijo el profesor Hawkins.
"Aumenta nuestra comprensión de los fenómenos meteorológicos extremos y el riesgo de inundaciones en el Reino Unido e Irlanda, y nos ayuda a entender mejor las tendencias a largo plazo hacia los cambios dramáticos que estamos viendo hoy".
¿QUÉ ES UN PLUVIÓMETRO?

Los expertos siguen utilizando hoy en día la misma tecnología para medir la lluvia: un cilindro de cobre enterrado en el suelo con un embudo en una lata colectora que se puede vaciar en una probeta cada día.

Un ejemplo de pluviómetro de cobre muy atractivo puede verse en el sitio web del Museo de la Ciencia.

Hoy en día, la mayoría de los medidores del Met Office están automatizados, aunque muchos sitios mantienen también la tecnología antigua para permitir comparaciones consistentes para los registros históricos.

Por ejemplo, la Universidad de Reading lleva midiendo las precipitaciones exactamente del mismo modo desde 1908.

Fuente: Professor Ed Hawkins/University of Reading