Traducido por el equipo de Sott.net

Cuando la policía mexicana encontró una pila de unos 150 cráneos en una cueva cerca de la frontera con Guatemala, pensó que estaba ante la escena de un crimen y se llevó los huesos a la capital del estado.
Templo Mayor
© Alexandre Meneghini / AP
Un cráneo descubierto en el sitio arqueológico Templo Mayor se exhibe en la Ciudad de México, el viernes 5 de octubre de 2012.
Resulta que era un caso muy frío.

Se necesitó una década de pruebas y análisis para determinar que los cráneos eran de víctimas de sacrificio asesinadas entre los años 900 y 1200 d.C., según informó el miércoles el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

"Creyendo que estaban ante la escena de un crimen, los investigadores recogieron los huesos y comenzaron a examinarlos en Tuxtla Gutiérrez", la capital del estado, dijo el instituto, conocido como INAH, en un comunicado.

La policía en 2012 no estaba siendo estúpida; la zona fronteriza alrededor de la ciudad de Frontera Comalapa, en el sur del estado de Chiapas, ha estado plagada de violencia y tráfico de inmigrantes durante mucho tiempo. Y los montones de cráneos prehispánicos en México suelen mostrar un agujero atravesado en cada lado de cada cráneo, y suelen encontrarse en plazas ceremoniales, no en cuevas.

Pero los expertos dijeron el miércoles que las víctimas de la cueva probablemente habían sido decapitadas ritualmente y los cráneos expuestos en una especie de estante de trofeos conocido como "tzompantli". Los conquistadores españoles escribieron sobre la existencia de este tipo de estantes en la década de 1520, e incluso algunas cabezas de españoles acabaron en ellos.

Aunque normalmente se cuelgan en postes de madera con agujeros perforados -la práctica habitual entre los aztecas y otras culturas-, los expertos afirman que los cráneos de las cuevas pueden haber descansado sobre postes, en lugar de estar ensartados en ellos.

Curiosamente, había más mujeres que hombres entre las víctimas, y ninguna de ellas tenía dientes.

A la luz de la experiencia de la cueva, el arqueólogo Javier Montes de Paz dijo que la gente debería llamar a los arqueólogos, no a la policía.

"Cuando la gente encuentre algo que pueda estar en un contexto arqueológico, no lo toque y notifique a las autoridades locales o directamente al INAH", dijo.

En 2015, los arqueólogos encontraron el principal estante de trofeos de cráneos humanos sacrificados en el sitio de las ruinas aztecas del Templo Mayor de Ciudad de México.

Ese mismo año, los artefactos encontrados en el sitio de las ruinas de Zultepec-Tecoaque revelaron evidencia de cuando cientos de personas en un convoy dirigido por españoles fueron capturados, sacrificados y aparentemente comidos.

Un estudio de 2016 descubrió que en las sociedades en las que las jerarquías sociales tomaban forma, los sacrificios humanos rituales se dirigían a los pobres, lo que ayudaba a los poderosos a controlar a las clases bajas y mantenerlas en su lugar.