Traducido por el equipo de Sott.net

Un nuevo análisis de ADN antiguo ha arrojado luz sobre cómo la rata negra, a la que se atribuye la propagación de la peste negra, se dispersó por Europa, revelando que el roedor colonizó el continente en dos ocasiones, en los periodos romano y medieval.
black rat
© Carlos Aranguiz
La rata negra (Rattus rattus), también conocida como rata de barco, rata de tejado o rata doméstica.
El estudio -dirigido por la Universidad de York junto con la Universidad de Oxford y el Instituto Max Planck- es el primer estudio genético antiguo de la especie (Rattus rattus), a menudo conocida como rata de barco.

Mediante el análisis del ADN de antiguos restos de rata negra encontrados en yacimientos arqueológicos que abarcan desde el siglo I hasta el XVII en Europa y el norte de África, los investigadores han reconstruido una nueva comprensión de cómo las poblaciones de ratas se dispersaron siguiendo los flujos y reflujos humanos del comercio, el urbanismo y los imperios.

black rat
© Ewan Chipping, University of York
Mandíbula arqueológica de rata negra.
La Desaparición

El estudio demuestra que la rata negra colonizó Europa al menos dos veces, una con la expansión romana y otra en el periodo medieval, lo que coincide con las pruebas arqueológicas de un declive o incluso una desaparición de las ratas tras la caída del Imperio Romano.

Los autores del estudio afirman que esta situación estuvo probablemente relacionada con la desintegración del sistema económico romano, aunque el cambio climático y la peste justinianea del siglo VI también pueden haber influido. Cuando las ciudades y el comercio a larga distancia resurgieron en el periodo medieval, también lo hizo una nueva oleada de ratas negras.


Comentario: Se sabe que las ratas negras tienen dificultades para adaptarse a las condiciones de frío. Es posible que su reaparición coincidiera con los periodos cálidos en la época romana y medieval.


La rata negra es una de las tres especies de roedores, junto con el ratón doméstico (Mus musculus) y la rata parda (Rattus norvegicus), que se han distribuido por todo el mundo gracias a su capacidad para vivir cerca de los humanos aprovechando la comida y el transporte.

La competencia

La rata negra estuvo muy extendida por toda Europa hasta, al menos, el siglo XVIII, antes de que su población disminuyera, muy probablemente como resultado de la competencia con la recién llegada rata parda (Rattus norvegicus), la especie de rata ahora dominante en la Europa templada.

El Dr David Orton, del Departamento de Arqueología, dijo: "Hace tiempo que sabemos que la propagación de las ratas está relacionada con acontecimientos humanos, y sospechamos que la expansión romana las llevó al norte de Europa.

"Pero un resultado notable de nuestro estudio es lo mucho que parece haber sido un único evento: todos nuestros huesos de rata romanos desde Inglaterra hasta Serbia forman un único grupo en términos genéticos".

"Cuando las ratas reaparecen en el periodo medieval vemos una firma genética completamente diferente, pero de nuevo todas nuestras muestras, desde Inglaterra hasta Hungría y Finlandia, se agrupan. No podíamos esperar una prueba más clara de la repetida colonización de Europa".

La firma

Alex Jamieson, coautor de la Universidad de Oxford, declaró: "El predominio moderno de las ratas marrones ha ocultado la fascinante historia de las ratas negras en Europa. La generación de firmas genéticas de estas antiguas ratas negras revela lo estrechamente que se reflejan las dinámicas de las poblaciones de ratas negras y humanas."

He Yu, coautor del Instituto Max Planck, dijo: "Este estudio es una gran muestra de cómo el fondo genético de las especies comensales humanas, como la rata negra, podría reflejar acontecimientos históricos o económicos. Y debería prestarse más atención a estos pequeños animales, a menudo descuidados".

Florecimiento

Según los investigadores, el estudio también podría servir para obtener información sobre los desplazamientos humanos a través de los continentes.

El Dr. Orton añadió: "Nuestros resultados muestran cómo las especies compatibles con el ser humano, como la rata negra, animales que florecen alrededor de los asentamientos humanos, pueden actuar como indicadores ideales de los procesos históricos humanos".

La investigación fue una colaboración entre York y socios como Oxford, el Instituto Max Planck e investigadores de más de 20 países.