"Rusia confirma el principio de 'Una sola China' y se opone a la independencia de la isla en cualquier forma", afirmó la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia.
Nancy Pelosi

La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi
Rusia respaldó este martes a China ante la visita esperada a Taiwán por la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, y advirtió a Washington que un viaje tan provocativo pondría a Estados Unidos en curso de colisión con Pekín.

El líder chino, Xi Jinping, advirtió al presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, que no jugara con fuego sobre Taiwán en una llamada la semana pasada, pero tres fuentes dijeron a Reuters el martes que Pelosi todavía estaba lista para visitar la isla.
"No podemos decir con seguridad en este momento si llegará o no, pero todo lo relacionado con esta gira y la posible visita a Taiwán es puramente provocador", dijo a los periodistas el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov.
Maria Zakharova, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, dijo que la visita esperada era un intento provocativo de Washington para presionar a China, con quien Rusia ha forjado una fuerte asociación en los últimos años.

"Consideramos una posible visita de Pelosi a Taiwán... como otra acción de provocación de Estados Unidos destinada a ejercer una presión adicional sobre Pekín", dijo.
.
"Rusia confirma el principio de 'Una sola China' y se opone a la independencia de la isla en cualquier forma", dijo Zakharova.

China considera que las visitas de funcionarios estadounidenses a Taiwán envían una señal alentadora a los partidarios de la independencia en la isla. Washington no tiene vínculos diplomáticos oficiales con Taiwán, pero está obligado por la ley estadounidense a proporcionar a la isla los medios para defenderse.

En la guerra civil china, los comunistas de Mao Zedong derrotaron a las fuerzas del Kuomintang (KMT), o partido nacionalista, bajo el mando de Chiang Kai-shek, obligándolo a huir a Taiwán en 1949.

China ha advertido repetidamente a Pelosi que no vaya a Taiwán, que reclama como propio. Pekín dice que una visita de Pelosi contravendría el principio de 'Una sola China' que Washington ha prometido cumplir.