Traducido por el equipo de Sott.net

Los Rayos Cósmicos GALÁCTICOS son una mezcla de fotones de alta energía y partículas subatómicas aceleradas hacia la Tierra por explosiones de supernovas y otros eventos violentos en el cosmos; los Rayos Cósmicos SOLARES son efectivamente lo mismo, sólo que su fuente es el Sol.
Sun and Earth illustration
Spaceweather.com y los estudiantes de Earth to Sky Calculus han estado lanzando globos de rayos cósmicos casi semanalmente desde marzo de 2015, antes de que la pandemia se interpusiera.

Los resultados publicados por el equipo revelan que la radiación atmosférica alcanzó máximos históricos justo cuando la actividad solar llegó a un nuevo mínimo de la era espacial; la correlación es evidente para todos, con datos probatorios adicionales que revelan que ha sido así desde siempre.

Durante los mínimos solares -el punto más bajo del ciclo solar de 11 años- el campo magnético del Sol se debilita y la presión del viento solar disminuye. Esto permite que más rayos cósmicos (RC) penetren en el sistema solar interior, incluida la atmósfera de nuestro planeta:

Cosmic Rays correlating with Sunspots.

Los rayos cósmicos se correlacionan con las manchas solares.
Los niveles de radiación han aumentado casi sin parar desde que comenzó el programa de monitorización Earth to Sky Calculus, y los últimos vuelos de diciembre de 2019 (fig. 1) y principios de 2020 (fig. 2) han registrado nuevos máximos históricos:

Stratospheric Radiation

(Fig.1)
Arctic Radiation

(Fig.2) — Los datos más recientes de Abisko (Suecia) muestran que el aumento no se limita a la estratosfera. También se está produciendo en las altitudes de la aviación, con un aumento de 3 años de ~12% incluso por debajo de los 40.000 pies.
Si nos dirigimos a un Gran Mínimo Solar, los rayos cósmicos deberían estar en alza en los gráficos, y eso es exactamente lo que estamos viendo:
Sunspots and the cosmic radiation
Los investigadores del Observatorio Geofísico de Sodankyla llevan vigilando los rayos cósmicos desde 1964.

Cuando los RC chocan con la atmósfera de la Tierra, producen un chorro de partículas secundarias que llueven sobre la superficie terrestre (visualizadas en la imagen inferior). Entre estas partículas se encuentran los neutrones. Los detectores, como los de Oulu, cuentan estos neutrones como un indicador de los rayos cósmicos.
Schematic diagram of a cosmic ray air shower

Diagrama esquemático de una lluvia aérea de rayos cósmicos. Este "chorro secundario" es también lo que miden los globos de cálculo Tierra-Cielo.
A continuación se muestra otra mirada a la correlación entre los RC y el Sol.

El panel superior muestra el ascenso y descenso natural de los rayos cósmicos con el ciclo solar de 11 años. Muestra que durante el máximo solar los rayos cósmicos son débiles y, por el contrario, durante el mínimo solar son fuertes.

Cosmic Rays on Earth since 1964
Las implicaciones

Los rayos cósmicos son malos y van a empeorar. Esa es la conclusión de un estudio de 2020 titulado "Radiación cósmica galáctica en el espacio interplanetario a través de un mínimo secular moderno".

El tipo de radiación producido por los rayos cósmicos es el mismo que se utiliza en las máquinas de rayos X médicas y en los escáneres de seguridad de los aeropuertos. Esta radiación ha aumentado en más de un 20% en la estratosfera, según datos de spaceweather.com.

Los rayos cósmicos penetran en los aviones comerciales, proporcionando dosis en todo el cuerpo equivalentes a una o más radiografías dentales, incluso en vuelos regulares a través de Estados Unidos. Los rayos cósmicos suponen un peligro aún mayor para los astronautas, como es de esperar. También pueden alterar la electroquímica de la atmósfera superior de la Tierra, provocando descargas eléctricas.

"Durante el próximo ciclo solar, podríamos ver cómo las tasas de dosis de rayos cósmicos aumentan hasta un 75%", afirma la autora principal, Fatemeh Rahmanifard, del Centro de Ciencias Espaciales de la Universidad de New Hampshire. "Esto limitará la cantidad de tiempo que los astronautas podrán trabajar con seguridad en el espacio interplanetario".

Ningún blindaje de las naves espaciales puede detener los rayos cósmicos más energéticos, dejando a los astronautas expuestos cada vez que salen del sistema Tierra-Luna. En los años 90, los astronautas podían viajar por el espacio hasta 1000 días antes de alcanzar los límites de seguridad de la NASA en cuanto a exposición a la radiación. Ya no es así. Según la nueva investigación, los rayos cósmicos limitarán los viajes a tan sólo 290 días para los astronautas masculinos de 45 años, y a 204 días para las mujeres (los hombres y las mujeres tienen límites diferentes debido a los peligros desiguales para los órganos reproductores).

Sin embargo, mucho más importante que limitar los viajes al espacio -y acabar con las fantasías de colonizar Marte- se ha descubierto que los rayos cósmicos que inciden en la atmósfera de la Tierra generan nubes (Svensmark et al), y que la cubierta de nubes desempeña el papel más importante en el cambio climático a corto plazo de nuestro planeta.
"Las nubes son el parasol de la Tierra", escribe el Dr. Roy Spencer, "y si la cobertura de nubes cambia por cualquier motivo, se produce un calentamiento global - o un enfriamiento global"
Y así es, mientras que un vuelco de las corrientes oceánicas, una reducción de la irradiación solar total (TSI, por sus siglas en inglés), un aumento del albedo del hielo/nieve o una erupción volcánica VEI 6+ son capaces de reducir la temperatura terrestre de la Tierra, todo lo que se requiere en realidad es un aumento de los RC (comprobado) y un correspondiente aumento de la cobertura de nubes (comprobado).

El resultado del mínimo solar históricamente débil del ciclo 24, el más profundo del Sol de los últimos 100 años (NASA), combinado con el mayor debilitamiento observado durante el ciclo 25, y la intensificación prevista en el 26 (y más allá), será un enfriamiento del planeta.

Ya lo estamos viendo. Según los satélites, la temperatura media global está a unos 0,43C de su máximo de principios de 2016, y bajando...

Los TIEMPOS FRÍOS están volviendo, las latitudes medias se están ENFRIANDO - probablemente en línea con una actividad solar históricamente baja, la nucleación de las nubes por los rayos cósmicos y el flujo de una corriente en chorro meridional. (entre otros forzamientos, incluyendo la inminente liberación del Giro de Beaufort).

Los canales de las redes sociales están restringiendo el alcance de Electroverse: Twitter está purgando seguidores, mientras que Facebook está etiquetando las publicaciones como "falsas" y ahora me ha bloqueado mi cuenta. Y más recientemente, el CCDH despojó al sitio web de su capacidad de anunciarse con Google.

Así que asegúrese de suscribirse para recibir notificaciones de nuevas publicaciones por correo electrónico. Y también considere la posibilidad de convertirse en mecenas en Patreon o de hacer una donación a través de Paypal (botón situado en la barra lateral >>> o desplácese hacia abajo si está en el móvil). El sitio recibe CERO financiación, y nunca lo ha hecho.

De cualquier manera que puedas, ayúdame a difundir el mensaje para que otros puedan sobrevivir y prosperar en los próximos tiempos.

Artículo publicado originalmente en electroverse.net el 30 de abril de 2021