.Traducido por el equipo de SOTT.net

Al parecer, el presidente de EEUU, Joe Biden, está buscando la aprobación del Congreso para financiar la ayuda militar a Taiwán como parte del presupuesto suplementario para Ucrania. ¿Qué hay detrás de esta iniciativa?
Taiwan
© AP Photo / Chiang Ying-ying
La Casa Blanca va a pedir al Congreso estadounidense que financie el armamento de la isla de Taiwán a través del presupuesto de Ucrania para acelerar las transferencias de armas a Taipei, según los medios de comunicación occidentales. La petición se produjo tras el anuncio de la administración Biden de que EE.UU. entregaría armas por valor de 345 millones de dólares a la isla a través de un mecanismo conocido como "autoridad presidencial de retirada". Este mecanismo ha sido utilizado desde hace tiempo por EE.UU. para enviar armas a Ucrania.

Taiwán, una isla situada en la confluencia de los mares de China Oriental y Meridional, en el noroeste del océano Pacífico, es considerada por Pekín parte inalienable de la República Popular China.

"Bueno, lo que demuestra es que la administración Biden no tiene ninguna consideración o preocupación por enfadar a China", dijo a Sputnik Larry Johnson, veterano de la CIA y de la Oficina de Contraterrorismo del Departamento de Estado.

"China ha dejado muy claro que considera cualquier esfuerzo de Estados Unidos por proporcionar armas o entrenamiento militar a Taiwán como una amenaza directa a China. Y por alguna razón, la administración Biden se niega a aceptar o reconocer la postura de los chinos. Al presentar este paquete de ayuda, no creo que la administración Biden tenga ningún problema para aprobarlo. Todavía no hemos llegado a un punto en Estados Unidos en el que haya oposición a financiar la guerra en Ucrania, o la posible guerra en China. Por lo tanto, creo que es probable que se apruebe, lo que significa que empeorará las relaciones entre China y Estados Unidos, no que las mejorará".

Al mismo tiempo, el veterano de la CIA no considera que este hecho disminuya el apoyo a Ucrania. Es probable que la administración Biden se haya visto presionada para mostrar su apoyo a Taiwán, según Johnson. El experto ve la maniobra de financiación "como un vehículo legislativo conveniente para conseguir la aprobación de la financiación de una manera que la agilice, que no la retrase".

"Todavía no tengo claro que represente un recorte de fondos para Ucrania y un desplazamiento de esos fondos a Taiwán. Creo que es más una función del proceso legislativo estadounidense, que el Congreso debe apropiar el dinero antes de que la administración, en teoría, pueda gastarlo. Como esta legislación ya se había presentado, creo que pudieron decidir destinar parte de los fondos a Taiwán, porque se habían comprometido previamente con Taiwán a proporcionarle algún tipo de ayuda", explicó Johnson.

China ha instado repetidamente a Estados Unidos a que deje de intensificar las tensiones en el estrecho de Taiwán. No obstante, funcionarios del gobierno estadounidense y líderes del Congreso siguen enviando señales contradictorias a la isla y reuniéndose con los dirigentes de Taiwán. Además, Estados Unidos anima a sus aliados a reforzar su presencia militar en Asia-Pacífico, alegando la "amenaza china" para la isla. Por si fuera poco, el presidente Joe Biden ha prometido en repetidas ocasiones proteger "militarmente" a Taiwán, y la Casa Blanca minimiza después sus promesas calificándolas de desatinos. ¿Por qué sigue Washington desarrollando el conflicto en torno a Taiwán?

"Bueno, porque, número uno, Estados Unidos sigue creyendo que es el país más poderoso del mundo y que puede dictar a otros países la realidad. Es una consecuencia de la arrogancia y la soberbia. Estados Unidos se niega a aceptar el hecho de que China y Rusia tienen la misma voz en los asuntos. Y creo que, por desgracia, Estados Unidos, si persiste en tomar medidas como esta, provocará un conflicto que será muy perjudicial para Estados Unidos y lo debilitará, no lo hará más fuerte. En estos momentos, Estados Unidos ni siquiera puede financiar una única guerra proxy en Ucrania. Está perdiendo. No puede proporcionar suficientes proyectiles de artillería, por ejemplo. Estados Unidos no reconoce que ha alcanzado los límites de su poder", concluyó Johnson.