Traducido por el equipo de SOTT.net

El nuevo líder militar de Gabón prestó juramento como Jefe de Estado el lunes, menos de una semana después de derrocar al presidente cuya familia había gobernado la nación centroafricana durante más de cinco décadas.
New pres
© unknownNuevo Jefe de Estado General Brice Clotaire Oligui Nguema
El general Brice Clotaire Oligui Nguema prestó juramento en el palacio presidencial ante una abarrotada y bulliciosa sala de funcionarios del gobierno, militares y líderes locales en Libreville, la capital de Gabón. Oligui es primo del derrocado Presidente Ali Bongo Ondimba, fue guardaespaldas de su difunto padre y es jefe de la guardia republicana, una unidad militar de élite.

En su discurso del lunes, entre aplausos y ovaciones, Oligui afirmó que los militares habían tomado el poder sin derramamiento de sangre y prometió devolver el poder al pueblo organizando elecciones libres, transparentes y creíbles.

"Con el nuevo gobierno, formado por gente experimentada, vamos a dar a todos una oportunidad para la esperanza", afirmó.

Los soldados amotinados que derrocaron a Bongo la semana pasada dijeron que corría el riesgo de llevar al país al caos, y entonces designaron "por unanimidad" a Oligui presidente del comité de transición. Bongo, que había sido presidente durante 14 años, fue derrocado horas después de ser declarado vencedor de una votación que fue ampliamente considerada plagada de irregularidades y falta de transparencia.

La rápida toma de posesión de Oligui creará percepción de legitimidad y consolidará su poder para disuadir a posibles oponentes de desafiar su gobierno, afirmó Maja Bovcon, analista de Verisk Maplecroft, empresa de evaluación de riesgos.

"También es probable que pretenda restablecer la confianza de los inversores transmitiendo el mensaje de que no perderá el tiempo en volver a la normalidad y a las reglas democráticas", afirmó. Sin embargo, el hecho de que tenga previsto reescribir la Constitución y el código electoral significa que el periodo de transición durará meses, si no años.

Bongo ha cumplido dos mandatos desde que llegó al poder en 2009 tras la muerte de su padre, que gobernó el país durante 41 años, y existe un descontento generalizado con el reinado de su familia. Otro grupo de soldados amotinados intentó dar un golpe de Estado en 2019, pero fue rápidamente derrotado.

Nueve miembros de la familia Bongo, mientras tanto, están siendo investigados en Francia, y algunos se enfrentan a cargos preliminares de malversación, blanqueo de dinero y otras formas de corrupción, según Sherpa, una ONG francesa dedicada a la rendición de cuentas. Los investigadores han vinculado a la familia con más de 92 millones de dólares en propiedades en Francia, incluidas dos villas en Niza, afirma el grupo.

La idea de una larga transición no es algo que pareciera molestar a los gaboneses que asistieron el jueves a la toma de posesión.

"Pasamos la página de 55 años de oligarquía. Para Gabón es un nuevo comienzo, el fin de un gobierno de partido único sin beneficios reales para el pueblo gabonés", declaró Desire Ename, editora de un medio de comunicación local. En su opinión, sería aceptable que la junta hiciera la transición en un plazo de tres años.

El candidato de la oposición gabonesa, Albert Ondo Ossa, no quiso hacer comentarios sobre la investidura, pero la semana pasada declaró a The Associated Press que el gobierno necesitaba volver al régimen constitucional y que no consideraba la destitución del presidente un golpe de Estado, sino más bien una "revolución palaciega" para continuar el reinado de la familia Bongo.

La antigua colonia francesa es miembro de la OPEP, pero su riqueza petrolera se concentra en manos de unos pocos, y casi el 40% de los gaboneses de entre 15 y 24 años estaban sin trabajo en 2020, según el Banco Mundial. Sus ingresos por exportación de petróleo ascendieron a 6.000 millones de dólares en 2022, según la Administración de Información Energética de Estados Unidos.