Según su nueva biografía, el director ejecutivo de SpaceX lo hizo para impedir que los drones submarinos ucranianos atacaran la Flota rusa del Mar Negro.
Starlink
© Pierre Crom / Gettyimages.ru
Elon Musk, ordenó en secreto apagar su servicio de Internet satelital Starlink cerca de las costas de Crimea para evitar que los ucranianos lo utilicen para ataques con drones contra la república rusa. Así lo informó este jueves la CNN, citando un nuevo libro sobre la biografía del empresario escrito por Walter Isaacson y que se publicará el 12 de septiembre.

Desde el inicio del conflicto ucraniano, los terminales de Starlink han desempeñado un papel importante en las comunicaciones entre militares del régimen de Kiev, ya que sus redes de telefonía móvil e Internet fueron destruidas. Sin embargo, cuando las tropas ucranianas comenzaron a utilizarlos para lanzar ataques ofensivos contra el territorio ruso, Musk empezó a preocuparse por una posible respuesta de Moscú que podría llevar al mundo a una guerra nuclear.

Así, de acuerdo con un extracto del libro, cuando los drones submarinos ucranianos cargados de explosivos se acercaron a Crimea el año pasado para atacar la Flota rusa del Mar Negro, "perdieron la conexión y fueron arrastrados a tierra sin causar daños".

"¿Quién soy yo en esta guerra?" preguntó Musk al biógrafo, subrayando que su servicio de Internet satelital "no fue creado para participar en guerras". "Era para que la gente pudiera ver Netflix y relajarse, así como conectarse a Internet para asistir a clases a distancia y hacer cosas buenas y pacíficas, no ataques con drones", afirmó.

Se señala que cuando el empresario tomó medidas para impedir que las tropas ucranianas utilizaran Starlink para atacar la península rusa, el viceprimer ministro del país, Mijaíl Fedorov, le rogó que restableciera la conexión para los drones. Por su parte, Musk respondió que, aunque estaba impresionado por el diseño de los drones submarinos ucranianos, no volvería a activar la cobertura por satélite para Crimea ya que Kiev "ahora está yendo demasiado lejos e invitando a una derrota estratégica".