Berlín está interesado en debilitar la alianza entre Varsovia y Kiev, asegura el vicecanciller Arkadiusz Mularczyk.
Olaf Scholz Zelenski
© Michael Kappeler/picture alliance / Gettyimages.ru
El canciller alemán, Olaf Scholz (izquierda), y el presidente ucraniano, Vladímir Zelenski, en Nueva York (EE.UU.), el 20 de septiembre de 2023.
Detrás de las tensiones en las relaciones entre Ucrania y Polonia se encuentra Alemania, que ve como peligrosa esa alianza oriental para sus intereses, opina el viceministro polaco de Exteriores, Arkadiusz Mularczyk.

En una entrevista con Fronda.pl publicada el martes, el alto funcionario polaco aseveró que Ucrania ha cometido un "gran error estratégico" al optar por fortalecer sus relaciones con Berlín a costa de los lazos con Varsovia.
"Creo que esto responde en gran medida a una iniciativa de los propios alemanes, que decidieron que la alianza estratégica polaco-ucraniana resulta muy inconveniente y peligrosa para ellos, porque desplaza el centro de toma de decisiones de Occidente hacia Oriente", dijo.
Mularczyk aseguró no tener "ninguna duda" de que Zelenski ha recibido "algunas promesas económicas o políticas que Alemania de todos modos no cumplirá".

El objetivo a corto plazo de Berlín, sostuvo, es "crear tensiones entre Kiev y Varsovia en el período preelectoral" en Polonia, para obstaculizar la reelección del gobierno de Derecha Unida.

"Del mismo modo, Alemania quiere crear tales tensiones a largo plazo. Esto, por supuesto, sirve no solo a Berlín, sino también a Moscú. Por lo tanto, creo que Ucrania ha cometido aquí un error estratégico", argumentó.


En el contexto de los ataques de Kiev con motivo del embargo polaco a sus productos agrícolas, señaló que el presidente Vladímir Zelenski, "al perseguir los intereses de un grupo estrecho de oligarcas o compañías agrícolas, crea tensiones no solo con el gobierno polaco, sino también con la sociedad polaca, que evalúa esta política como absolutamente ingrata".

Recordó que Polonia envió equipos militares, 300 tanques, obuses autopropulsados Krab, ayuda humanitaria y otros implementos, cosa que "Zelenski no debe olvidar".

"Fue el gobierno polaco el que decidió enviar a Ucrania el equipo más necesario en el momento en que más necesitaba ayuda. Mientras, Alemania ofreció 5.000 cascos. Recordamos esto y sacamos conclusiones para el futuro", dijo.