Una treintena de analistas de bolsa fueron los encargados de manipular el volátil mercado chino y lograr unos beneficios ilegales por valor superior a los 50 millones de euros. Se trata del mayor fraude bursátil de toda la historia del mercado de valores de China.

Imagen
© EFE / Adrian Bradshaw
Rotativos y revistas chinas se hacen eco estos días del acuerdo europeo para salvar el euro.
La Comisión Reguladora del Mercado de Valores de China (CRMV) reveló ayer el mayor caso de fraude bursátil en las dos décadas de historia de los parqués chinos, después de que en noviembre anunciara ´tolerancia cero´ contra este tipo de delitos.

Según recoge el diario oficial Shanghai Daily, se trata del mayor caso de manipulación del mercado de valores chino hasta la fecha, con la que se lograron beneficios ilegales por valor superior a los 50 millones de euros.

Para ello, una firma de la provincia suroriental de Cantón, Guangdong Zhong Hengxin, se sirvió de 30 analistas de bolsa que difundían recomendaciones de inversión en televisión y por otros medios, con lo que conseguían influir de manera interesada en el volátil mercado chino, extremadamente sensible a los rumores.

Zhong Hengxin se encargaba de adquirir acciones a bajo precio, que tras la aparición en los medios de su red de analistas conseguía vender días después a un precio por encima de su valor real.

Para ocultar sus operaciones, la compañía operaba mediante 148 cuentas de inversión diferentes abiertas en 44 corredoras de bolsa, con las que llevó a cabo transacciones por valor de 6.740 millones de euros, según reveló el regulador del mercado.

De ellos, más de 235 millones de euros se invirtieron en financiar sus operaciones y en influir en el valor de las acciones de un total de 552 firmas diferentes, detalla el diario independiente South China Morning Post.

La CRMV puso tras la pista del caso a los tribunales y la policía en marzo del año pasado, y aunque la investigación no ha concluido, la trama ha sido revelada a los medios días después de que Guo Shuqing, su presidente y ex responsable del Banco de la Construcción de China, prometiera "tolerancia cero" contra estos fraudes.

"Según los últimos acontecimientos, se están estrechando los esfuerzos de control, lo que el mercado lleva esperando mucho tiempo", señaló Liu Shengjun, subdirector de la Escuela Internacional de Negocios China-Europa de Shanghái, un proyecto entre China y la Comisión Europea.

Los analistas suelen coincidir en que los dos grandes puntos débiles del mercado chino son la facilidad para la utilización ilegítima de información privilegiada y el peso excesivo que tiene la propia Comisión Reguladora del Mercado de Valores de China, de la que depende la aprobación de toda oferta pública de valores en Shanghái y en Shenzhen.

De esta manera, las firmas que quieren cotizar pero no cumplen con los requisitos necesarios a menudo tienden a sobornar a los burócratas de la CRMV o acuden a contactos políticos o gestoras de valores en bolsa que puedan interceder por ellos a la hora de conseguir el visto bueno del organismo.