Imagen
© Flickr
James Holmes. Hay muchos puntos oscuros en los sucesos del 20 de julio.
James Holmes era un desconocido para el mundo hasta después del 20 de julio cuando presuntamente fue identificado por testigos como el responsable material de un tiroteo que cobró la vida de al menos 12 personas e hirió gravemente a otras 58 cuando se encontraban disfrutando del estreno del film The Dark Knight Rises en un teatro de la localidad de Aurora, Colorado.

Sin duda es la noticia del momento por lamentable que sea; muy a pesar de encontrarse aprehendido por las autoridades, Holmes será sujeto de análisis por muchos expertos.

Hoy fue la primera audiencia oficial ante un juez por parte de James Holmes la cual fue cubierta por la mayoría de los noticiarios locales, nacionales e internacionales.

Es de llamar la atención el comportamiento de Holmes en la corte, los videos muestran con claridad que el comportamiento no es normal, uno puede observar su mirada perdida, ausente y hasta cierto grado de indiferencia haciendo suponer que se encontraba posiblemente bajo la influencia de algún tipo de droga psicotrópica.

Los psicoanalistas clínicos y expertos en perfiles criminales estarán pendientes de este caso debido al comportamiento de Holmes.

Existen interrogantes que la prensa escrita y algunos analistas del caso se hacen: ¿por qué un joven universitario en proceso de terminar un doctorado desarrolla un comportamiento sicopático de este tipo?, y otra: ¿qué fue lo que orilló a tener un súbito interés por las armas? Se dice que 2 meses antes del incidente pretendía ingresar a un club de tiro.

Hasta el momento la fiscalía del Condado de Arapahoe representada por Carol Chambers informó a la prensa que hasta el momento no cuenta con ningún expediente clínico de Holmes.

Las versiones oficiales dejan una ventana de dudas con respecto a este joven, ya que lo describen como un individuo que de la nada ya tenía un conocimiento avanzado con respecto a la fabricación de armas como dejaron ver con el hallazgo hecho en su departamento donde encontraron una serie de dispositivos que al activarse de manera inadvertida podrían ocasionar una explosión o incendio.

Si bien es cierto que por el grado de estudios del indiciado y por el tipo de giro en el que se encontraba involucrado podría haber tenido acceso a algún tipo de conocimiento en el desarrollo de dispositivos, también es cierto que mucho de dicho comportamiento hubiera atraído la atención de algún compañero o maestro de estudios.

¿Será posible que estemos ante un caso de un Sleeper o asesino durmiente? Mucho se ha escrito en torno a proyectos negros del gobierno de los E.U.; programas como el MK Ultra dirigido por la CIA a finales de los años 70 el cual empleaba individuos que inadvertidamente eran programados para la ejecución de objetivos mediante entrenamiento militar encubierto en la mente del sujeto, estos eran liberados a la sociedad para vivir vidas normales y en forma súbita eran activados con el fin de eliminar personas identificadas como enemigos sin que estos se dieran cuenta.

Existen varios ejemplos que apoyan la teoría anterior, como son el caso de David Chapman, el asesino solitario de John Lennon, o el de Sirhan Bishara Sirhan un norteamericano de origen palestino el cual se hizo famoso por ser el asesino de Robert F. Kennedy.

Es evidente que la investigación tendrá un gran seguimiento mediático, pues no es un caso que fácilmente pueda ser cerrado por simple que se vea.