Lisa Martino-Taylor, profesora de Sociología de la Universidad de San Luis, reveló en su libro cómo durante la época de la Guerra Fría EEUU realizó un programa secreto relacionado con la protección radiológica y cómo este había afectado a diversos ciudadanos.
© CC BY 2.0 / Flickr/ Santiago Nicolau
En su libro 'Detrás de la niebla: cómo el programa de armamento radiológico de la Guerra Fría de EEUU puso en peligro a americanos inocentes', la profesora escribe que el programa estuvo vigente en el territorio de EEUU y en varias partes de Inglaterra y Canadá entre los años 40 y 60 del siglo pasado.

Bajo el pretexto de que se estaban realizando ensayos relacionados con el levantamiento de cortinas de humo que podrían proteger a la ciudad de San Luis de la observación aérea en caso de ataque de la URSS, las autoridades de la ciudad esparcían desde un avión una mezcla de sulfuro de zinc -sal química que presenta bajos índices de radiactividad- y sulfuro de cadmio -compuesto orgánico de color amarillo-.

A finales de los años 40, las autoridades de EEUU proporcionaban a 820 mujeres embarazadas y pobres de la ciudad de Nashville una ayuda en forma de alimentación especial que contenía hierro radioactivo. Además, en una escuela de California, las autoridades estadounidenses crearon deliberadamente un campo radiactivo, informa el medio CTV News.

Un portavoz del Ejército rechazó comentar el contenido del libro. No obstante, el estudio realizado por Martino-Taylor, en 2012, fue tan preocupante que obligó a los militares estadounidenses a iniciar una investigación que posteriormente no encontró pruebas de que los ensayos de San Luis hubieran representado algún tipo de amenaza para la salud de las personas.

Tres congresistas que representan a los estados que figuran en el estudio: William Lacy Clay de Missouri, Brad Sherman de California y Jim Cooper de Tennessee, declararon que se quedaron atónitos por las revelaciones de Martino-Taylor. La oficina de Cooper planea investigar estos casos, declaró su portavoz, Chris Carroll.

"Estamos solicitando detalles sobre el papel que desempeñó el Pentágono, las instituciones investigadoras y otras organizaciones. Estas revelaciones son impactantes, inquietantes y dolorosas", dijo.

El estudio de Martino-Taylor está basado en los datos que la socióloga encontró en documentos previamente no publicados, entre ellos informes del Ejército. Para obtenerlos, la profesora utilizó la Ley de la Libertad de la Información.