Traducido por el equipo de Sott.net en español.

Amazon está buscando construir un "cerebro" global para el Pentágono llamado JEDI, un arma con poderes de vigilancia y de matanza sin precedentes, un arma profundamente agresiva que no se debe permitir que sea creada.

amazon bomb jedi
© Jared Rodriguez / Truthout
El impulso consumista de cientos de millones de personas podría resultar en su encarcelamiento o muerte.


Fundada en 1994 como una tienda de libros en línea, Amazon es ahora el minorista en línea más grande del mundo, con más de 300 millones de clientes en todo el mundo y ventas netas de 178.000 millones de dólares en 2017.

Amazon ha construido una vasta capacidad de almacenamiento de datos distribuida globalmente y sofisticados programas de inteligencia artificial para impulsar su negocio minorista, con el que espera ganar un contrato con el Pentágono por valor de 10.000 millones de dólares, para crear el mencionado "cerebro" llamado Iniciativa Conjunta de Infraestructura de Defensa [Joint Enterprise Defense Infrastructure], un nombre que obviamente se inventó para producir el acrónimo de La Guerra de las Galaxias: JEDI.

Al día 12 de octubre de 2018, fecha límite para la presentación de propuestas para JEDI, Amazon es la favorita para el contrato, que pasará a un solo postor, a pesar de las protestas de los competidores, entre los que destacan Microsoft e IBM. Parece probable que el Pentágono seleccione un ganador para el contrato en 2019.

¿Poderes Jedi?

Al hablar de JEDI, los funcionarios del Pentágono se refieren a la necesidad de eficiencia en el intercambio de datos entre sus ramas militares, con el objetivo de aumentar la "letalidad" de la maquinaria bélica estadounidense.

El objetivo de JEDI no sólo es mejorar el intercambio de información, sino también aumentar drásticamente la capacidad del ejército estadounidense para recopilar y clasificar enormes cantidades de información de vigilancia de muchas, muchas fuentes sobre individuos y grupos -gubernamentales y no gubernamentales- de todo el mundo. Esto será parte de un proceso en el que se usará la inteligencia artificial y algoritmos para identificar objetivos probables para matar.

JEDI hará lo que se está haciendo ahora a una escala menos coordinada y con un menor volumen de datos de vigilancia, pero JEDI, según informó The Guardian recientemente, "promete encontrar a esos enemigos más rápidamente, incluso si todo lo que se necesita para ser considerado un enemigo es exhibir un patrón de comportamiento que un modelo (clasificado) de aprendizaje por máquinas asocia con una actividad hostil. Llámelo muerte por macrodatos".

Además, es muy probable que JEDI se encuentre en el centro de la gestión de la primera generación de armamento robótico estadounidense operativo de tierra, mar, aire y espacio.

Las decisiones sobre quién y cuándo matar sobre la base de la inteligencia artificial falible y masiva de la JEDI y de los seres humanos se guiarán casi con toda seguridad por el concepto de asesinato preventivo, es decir, el asesinato o un ataque mayor basado en la sospecha de amenaza.

Este concepto, desarrollado recientemente por Israel, es la premisa de la floreciente campaña de guerra de aviones teledirigidos de EE.UU. y posiblemente en la guerra más convencional que se avecina.

Así, JEDI generará nuevos niveles de miedo, violencia, represión y conformidad global al servicio de las corporaciones occidentales estadounidenses, siguiendo las políticas actuales de los Estados Unidos. Estas políticas son más evidentes en la intervención de Estados Unidos en países como Afganistán, donde hay resistencia local a los esfuerzos occidentales por capturar recursos.

Parece muy posible que si Amazon consigue el contrato del Pentágono, los perfiles personales de sus clientes en todo el mundo, desarrollados para estimular las ventas de menudeo, se conviertan, ya sea individualmente o en conjunto, en instrumentos de intimidación y control contra estos clientes. De una manera real, los impulsos consumistas de cientos de millones de personas pueden convertirse en la causa de su encarcelamiento y, en algunos casos, de su muerte.

Además, JEDI como presencia global representa la creación de un arma que eleva dramáticamente el nivel de rivalidad militar global y asegura un mayor conflicto humano global. JEDI demuestra un nuevo nivel de determinación de EE.UU. para la dominación global que sólo puede describirse como desastroso.

La aceptación por parte del público estadounidense del militarismo desenfrenado, del que JEDI es una manifestación, está claramente impulsada por el miedo al "terrorismo" y a las diferencias raciales, étnicas y religiosas.

La creación de JEDI se ve facilitada por el romance público con la tecnología electrónica, impulsado por un enamoramiento con las comodidades que esta tecnología ofrece casi por arte de magia. ¿Qué podría ser malo de JEDI si lo hace posible Amazon, posiblemente el principal proveedor de maravillas electrónicas como Alexa, la sirvienta virtual genio que trae a casa?

Sin embargo, JEDI trata de la sangrienta realidad humana de la guerra, la conquista y la represión. La pregunta es: ¿Deberían los ciudadanos de los Estados Unidos y del mundo permitir la creación de JEDI?

Para entender mejor la base de las afirmaciones anteriores, nuestra situación actual y lo que podríamos hacer al respecto, es necesario entender por qué Amazon es el favorito para el proyecto JEDI, y luego examinar los objetivos oficialmente anunciados de JEDI.

Elevado al dominio por su "nube"

A medida que el negocio minorista en línea de Amazon pasaba de los libros a una lista de más de 3 mil millones de productos en 11 mercados, los ingenieros de Amazon crearon un gran número de bancos de computadoras para almacenar y clasificar datos sobre pedidos, envíos, inventario y para realizar miles de otras funciones. El sistema, que utiliza robots, también tenía que tener inteligencia artificial (AI), un "cerebro" rudimentario que, por ejemplo, leyera los comentarios de los productos de los clientes y, utilizando un programa de clasificación incorporado -un algoritmo- decidiera qué comentarios eran los más útiles. El pensamiento del cerebro de la AI depende, por supuesto, de lo que los programadores de Amazon le dicen que busque.

A medida que este sistema informático y su inteligencia artificial se expandían, los ejecutivos de Amazon se dieron cuenta de que habían creado una red de hardware y software informático que sería útil para otras empresas, a las que podían alquilar capacidad operativa. Esto, por supuesto, ahorraría a esas empresas el tiempo y los gastos de crear sus propios sistemas desde cero.

La demanda de estos servicios llevó a la creación de Amazon Web Services (Servicios en Red de Amazon, o AWS), que se lanzó en 2006. AWS presta servicios a particulares, empresas y gobiernos. Entre los clientes destacados se encuentran Airbnb, la Food and Drug Administration, los Centers for Disease Control and Prevention, Netflix, el Jet Propulsion Laboratory de la NASA, el Ministerio de Justicia del Reino Unido y la Central Intelligence Agency (CIA).

El contrato de 600 millones de dólares de AWS con la CIA pretende mejorar el intercambio de información entre 17 agencias de inteligencia y acelerar dramáticamente "la recolección y análisis de una amalgama de información de sensores, satélites, esfuerzos de vigilancia, repositorios abiertos de datos e inteligencia humana, entre otras fuentes".

Mientras que Microsoft, Google, IBM y otras empresas más pequeñas ofrecen servicios de "nube", Amazon es el principal proveedor de nube del mundo. Google, por ejemplo, anunció en febrero de 2018 que su negocio de nube ganaba más de 1.000 millones de dólares por trimestre, en comparación con AWS, que está ganando más de 5.000 millones de dólares cada trimestre.

"En la computación en nube," informa Govermnent Executive, "hay servicios web de Amazon y luego están todos los demás."

AWS es el más rentable de todos los negocios de Amazon, incluyendo su negocio de venta al por menor en línea. Se ha convertido en una red global de "nube" con distintas operaciones individuales en Norteamérica, Sudamérica, Europa, Oriente Medio, África y Asia-Pacífico. En 2014, AWS contaba con 1,4 millones de servidores informáticos en varias partes del mundo.

Amazon también ha avanzado rápidamente con la inteligencia artificial en proyectos como Alexa, que, cuando se combina con las capacidades de la nube AWS, permite a Amazon ofrecer opciones de inteligencia artificial a sus clientes de la nube. Esto probablemente daría al Pentágono formas cada vez más sofisticadas de almacenar y analizar datos visuales, de voz y de posición sobre miles y miles de objetivos potenciales y en el lanzamiento de ataques.

La privatización del cerebro y el sistema nervioso central del Pentágono

Según numerosos informes, el proyecto JEDI surge de la conclusión de los funcionarios del Pentágono de que el ejército estadounidense necesita un "cerebro" que opere con tecnología de nube. La Solicitud de Propuestas del Pentágono (RFP) para crear JEDI dice que el sistema debe ser capaz de proporcionar información simultáneamente a "todos los Departamentos Militares (Ejército, Marina, Armada, Fuerza Aérea), Componentes del Departamento de Defensa, la comunidad de inteligencia de Defensa y la Oficina del Secretario de Defensa; la Guardia Costera de los EE.UU.; la Comunidad de Inteligencia; aliados y socios internacionales; y contratistas que apoyen el negocio de la defensa y las operaciones de las misiones".

JEDI, dice la RFP, tiene por objeto permitir que "nuestros combatientes y líderes tomen decisiones críticas basadas en datos a la velocidad de la misión". Ofrecerá servicios, continúa la RFP, a todos los niveles de secreto "desde el frente doméstico hasta el borde táctico, incluyendo entornos desconectados y austeros (zonas de combate de todos los tamaños, desde operaciones de fuerzas especiales hasta operaciones aéreas y de tropas masivas)".

Los líderes del Pentágono han decidido que el Pentágono está muy atrasado en el desarrollo de la capacidad de la nube. Así que, en lugar de que los militares construyan su propio "cerebro", el Pentágono pagará por usar -y expandir el poder de- una nube corporativa ya existente.

"Queremos traer el Departamento de Defensa a la nube comercial", dijo Chris Lynch, director del Servicio Digital de Defensa del Pentágono. "No puedo enfatizarlo lo suficiente. Lo queremos aquí, y lo queremos afuera en esos ambientes austeros. Queremos llevarle esto al combatiente".

Dado el alcance global de las operaciones de AWS, es obvio por qué Amazon es el favorito para el contrato de JEDI.

¿Qué "sabrá" JEDI?

Para entender las implicaciones de JEDI, debemos darnos cuenta de que la información que se recopila y clasifica se utilizará inevitablemente para atacar y matar no sólo a las fuerzas militares de oposición del gobierno, sino también a individuos y grupos no gubernamentales que sean vistos como amenazas políticas o militares potenciales por los Estados Unidos. Y esta información se recopilará a escala mundial.

Es casi seguro que el cerebro de JEDI será alimentado con un conjunto de criterios comúnmente utilizados por los gobiernos para identificar posibles "amenazas", tales como la ideología política, los intereses intelectuales y religiosos, el origen étnico y racial, la raza, la orientación sexual y las relaciones sociales.

No conoceremos específicamente todos los criterios que se utilizarán para definir a un "enemigo" de los EE.UU., ni sabemos específicamente quién decide sobre estos criterios. Este tipo de recopilación de información e identificación de objetivos ya es una actividad del Pentágono utilizada para proporcionar blancos para los asesinatos de aviones no tripulados estadounidenses.

JEDI obviamente se "beneficiaría" de tener acceso a los millones de perfiles personales desarrollados por Amazon y otros grandes operadores de informática en nube y a cualquier otra información personal que pueda capturar. En este sentido, no hay nada en la RFP de JEDI que aborde específicamente la cuestión de la privacidad, un derecho humano obvio, definido específicamente como tal en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

Como se señaló anteriormente, la práctica de larga data del Estado israelí de asesinatos preventivos que informa el programa de guerra con aviones teledirigidos de los Estados Unidos se aplicará casi con toda seguridad a todas las conclusiones de JEDI sobre amenazas potenciales, independientemente de las graves tragedias humanas causadas por los aviones teledirigidos asesinos de los Estados Unidos.

La falta de preocupación oficial de EE.UU. por las preocupaciones legales y éticas de los asesinatos preventivos se evidencia en la forma en que EE.UU. ignoró por completo un llamado de la ONU en 2013 para que observara el derecho internacional con respecto a sus ataques con aviones teledirigidos, un alegato diluido que debería haber sido un llamado a un cese total de la guerra con aviones teledirigidos de EE.UU.

Los oídos y los ojos fisgones de Amazon

Un informe reciente en The Intercept sugiere que cuando se trata de la privacidad, Amazon es altamente sospechoso como un potencial facilitador del espionaje gubernamental.

El informe describe una patente que Amazon está buscando que permitirá a su ordenador personal Echo, activado por voz, recopilar datos sobre las "características de voz" del usuario. El idioma, el acento, el origen étnico, el nivel de emoción, el sexo y la edad se incluirán en un archivo sobre el usuario, supuestamente con la intención de dirigir la publicidad.

Como señala el informe, Amazon ha estado vendiendo su tecnología de reconocimiento facial, llamada Rekognition, para la vigilancia del gobierno, incluyendo a funcionarios del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE). En junio de 2018, un grupo de empleados de Amazon escribió una carta al CEO Jeff Bezos diciendo que se negaban a trabajar en tecnología que empodera al ICE.

Además, en una discusión a fondo de los problemas éticos que enfrenta Amazon y otros fabricantes de nubes, un empleado de Amazon escribe:
El entorno político actual hace que la idea de vender productos de reconocimiento facial al gobierno sea aún más objetable. La policía ha intensificado el espionaje de activistas negros, y la administración Trump continúa con su asalto total a los inmigrantes. La vigilancia sobrealimentada no es algo a lo que queramos contribuir de ninguna manera. Que Amazon diga que exigimos a nuestros clientes de Rekognition que cumplan la ley no es una garantía de las libertades civiles en absoluto; es una forma de evitar asumir la responsabilidad por los usos negativos de esta tecnología.
¿Qué revela el hecho de que los trabajadores técnicos se rebelen?

El llamado a la conciencia de los trabajadores de Amazon es parte de un movimiento de difusión entre los técnicos en computación, originado en los principales proveedores de la nube.

La preocupación por la recopilación y gestión de datos para JEDI, y un proyecto más pequeño y relacionado con el Pentágono llamado Maven, provocó una rebelión de los empleados de Google que llevó a la dirección de Google a abandonar la competencia para crear JEDI, y ya no trabajará en el Proyecto Maven después de finales de 2018.

"No estamos licitando por el contrato de JEDI", dijo un portavoz de Google en octubre de 2018, "porque primero, no podíamos estar seguros de que se alinearía con nuestros Principios de Inteligencia Artificial". La segunda razón, dijo el portavoz, es que parte del trabajo de JEDI no estaría cubierto por sus actuales certificaciones gubernamentales.

Una petición distribuida a mediados de 2018 por un grupo conocido como la Coalición de Trabajadores Tecnológicos, dirigida a Amazon, Microsoft, Google e IBM, las principales empresas de informática de nube, declaró:
Ya no podemos ignorar los prejuicios perjudiciales de nuestra industria y de nuestras tecnologías, las violaciones a gran escala de la confianza y la falta de salvaguardas éticas. Estas son estacas de vida o muerte. Nos arriesgamos a resultados potencialmente catastróficos si continuamos desplegando sistemas técnicos globales sin cuidado, deliberación y una clara comprensión de nuestra importante responsabilidad.
En octubre, coincidiendo con el plazo de presentación de ofertas para la creación de JEDI, Medium publicó una carta abierta de un grupo de empleados de Microsoft a la dirección de Microsoft que concluía: "Microsoft, no pujes por JEDI."

Los jefes de Amazon y Microsoft ignoran las preocupaciones de los trabajadores y se comprometen a la lealtad del Pentágono

Coincidiendo con la presentación de las ofertas de Amazon y Microsoft para el proyecto JEDI, los jefes de estas empresas consideraron necesario descartar públicamente las preocupaciones éticas de sus empleados y afirmar que sus empresas serán, ante todo, leales a los objetivos militares y sociales del gobierno de Estados Unidos, independientemente de cuáles sean esos.

"Vamos a seguir apoyando al Departamento de Defensa, y creo que deberíamos hacerlo", dijo Jeff Bezos, CEO de Amazon, en una entrevista con la revista Wired en octubre de 2018. "Si las grandes compañías de tecnología le dan la espalda al Departamento de Defensa, este país tendrá problemas".

En cuanto a las preocupaciones sobre la tecnología de reconocimiento facial de Amazon que se utiliza para la vigilancia de inmigrantes, Bezos dijo:
Los dejaría entrar si dependiera de mi. Me gustan, los quiero a todos dentro. Pero este es un gran país, y necesita ser defendido.
El 26 de octubre de 2018, Brad Smith, presidente de Microsoft, dijo en una declaración publicada en el sitio web de Microsoft: "Primero, creemos en la fuerte defensa de los Estados Unidos y queremos que las personas que la defienden tengan acceso a la mejor tecnología de la nación, incluyendo la de Microsoft".

¿Quién quedará a cargo?

La transferencia de una enorme cantidad de información militar a una nube construida por capital privado y de propiedad privada, como sucederá con la creación de JEDI, plantea la posibilidad de que el propietario o los propietarios de esa nube -debido a su conocimiento de la estructura, las capacidades y el contenido de la nube- sean más poderosos que los militares y los funcionarios electos. Tal transferencia nunca ha ocurrido antes, y la RFP para JEDI no se refiere a la cuestión de cómo JEDI permanecerá bajo control gubernamental.

El grado en que el proveedor de JEDI esté dispuesto a ejercer control sobre la política y las decisiones militares de EE.UU. en ausencia de controles específicos puede depender únicamente de las ambiciones de ese proveedor.

En el caso de Amazon, encontramos en Jeff Bezos a una persona que ha mostrado una determinación de ser un gran protagonista en Washington. Es dueño del Washington Post y se ha convertido en una formidable fuerza de cabildeo. Amazon ha aumentado el gasto en cabildeo de menos de un millón de dólares en 2000 a 13 millones de dólares en 2017; hasta ahora, se han reportado 10,6 millones de dólares en 2018.

¿Qué significa JEDI para los Estados Unidos y el mundo?

En A Theory of the Drone, Grégoire Chamayou observa que es importante entender cómo funciona un arma para entender a qué conduce su uso "no sólo en su relación con el enemigo sino también en términos de la relación del Estado con su propio pueblo".

En el caso de JEDI, tenemos un arma que se está creando para aumentar drásticamente la recopilación y gestión de información para identificar a las personas a las que se va a matar, y para aumentar la velocidad de la matanza.

En el mundo actual de intensificación de los conflictos por el petróleo, el gas, los minerales, las tierras agrícolas y el agua, los blancos más probables para la matanza son los pueblos indígenas de color que se resisten a la extracción de sus recursos por parte de potencias militares más fuertes. Estas personas serán conocidas oficialmente como "rebeldes" o "extremistas". Pensemos en Afganistán y Yemen.

A medida que reúna más y más información, JEDI aportará un importante avance en la matanza global sistemática en curso mediante el asesinato por parte de aviones no tripulados, equipos de operaciones especiales y, pronto, robots. JEDI significará un aumento en el nivel de amenaza diaria para millones de personas, particularmente en los lugares más pobres del mundo.

JEDI concentrará aún más el poder en manos de menos personas, controladores de la tecnología que ya tienen demasiado poder económico y político. Dar a estas personas el control sobre un arma tan poderosa, y hacer que esa arma dependa tan completamente de la tecnología que estas personas controlen, virtualmente asegura que no habrá ninguna acción antimonopolio para desmantelar esas compañías y reducir su poder monopolístico.

Y además, es probable que el Congreso o los reguladores no hagan nada para proteger la privacidad del público de estas compañías debido al daño que podría significar para la "seguridad nacional".

En las Naciones Unidas, es probable que Estados Unidos actúe para impedir cualquier intento de limitar la vigilancia mundial y los asesinatos de alta tecnología, como ha hecho en el pasado.

En los EE.UU., el gobierno y las corporaciones continuarán suprimiendo la evidencia de los costos humanos de sus guerras, seguirán fomentando la compartimentalización de la emoción y el intelecto humanos, y tratarán de mantener la desconexión masiva de la conciencia.

"Debemos proteger al combatiente" se convertirá en el pensamiento social rector, dejando la verdadera naturaleza de las guerras de EE.UU., que es beneficiar a los pocos ricos, más allá del interés, conocimiento y control de la gran mayoría de la población.

JEDI, como generador de miedo, es un arma para la conformidad, el control y el robo, que acelera la desaparición humana, intimida globalmente y suprime la diversidad de culturas, pensamientos y acciones creativas.

JEDI está siendo considerado por el poder y las ganancias en un momento en que lo que necesitamos es menos miedo y más comportamiento ético, lo que conduce a una mayor cooperación. JEDI nos pone en el camino opuesto, y tenemos que decidir si proporcionaremos los datos que permitirán a JEDI hacerlo y, además, como ciudadanos estadounidenses, si permitiremos que JEDI se lo haga a otras personas. También tenemos que decidir si vamos a consumir ciegamente hasta perder la democracia y la individualidad.

¿Cambiaremos nuestra humanidad por conveniencia, incluyendo la conveniencia de matar?

Richie Marini, de
World Can't Wait, y Marc Eliot Stein, de World Beyond War, proporcionaron amablemente asesoramiento técnico para este artículo, y Stephanie Rugoff, de World Can't Wait, seleccionó cuidadosamente el material de referencia.
Sobre el autor

Nick Mottern es coordinador de Knowdrones.com