La edición genética difiere de la modificación en que no requiere la introducción de genes de otros organismos. El fabricante asegura que su aceite no contiene grasas trans y tiene una vida útil más larga que otros aceites de soja.
food junk
© Nathan Motoyama / EyeEm / Gettyimages.ru
Imagen ilustrativa
Una cadena de restaurantes del Medio Oeste de EE.UU. ha empezado a usar aceite de soja genéticamente editada en su menú, informa AP con referencia a Calyxt, la empresa productora del aceite, que detalla que esta es la primera vez que en EE.UU. se da un uso comercial a un alimento editado genéticamente.

Calyxt no reveló el nombre de la cadena de restaurantes en cuestión "por razones competitivas", pero el director general de la empresa, Jim Blome, aseguró que dicho aceite "se está usando y consumiendo" en múltiples restaurantes y locales propiedad de una compañía concreta. El aceite se usa tanto en aderezos y salsas como para freír. Al mismo tiempo, Blome no especificó si los comensales conocen "los beneficios" de este aceite genéticamente editado.

Calyxt espera que el anuncio despierte el interés de la industria alimentaria hacia su aceite que, asegura, "no contiene grasas trans y tiene una vida útil más larga que otros aceites de soja", lo que podría reducir los costos para los fabricantes de alimentos o dar como resultado productos más duraderos.

¿Modificado o editado genéticamente?

El fabricante insiste en que la soja que utiliza para extraer el aceite no está considerado un organismo genéticamente modificado (OGM), ya que a diferencia de los OGM convencionales -que se consiguen mediante la inyección de ADN de otros organismos- su soja solo ha sido sometida a un proceso de edición de sus propios genes. Eso significa que, en esta soja en particular, se han inactivado dos genes para que la planta produzca "más grasas saludables para el corazón y sin grasas trans", asevera Calyxt.
junk food
© Westend61 / Gettyimages.ru
Imagen ilustrativa
Hasta el momento, los reguladores de EE.UU. mantienen la postura de que los cultivos editados genéticamente no requieren una supervisión especial, uno de los motivos por los cuales los fabricantes ven un gran potencial en los cultivos modificados genéticamente. En opinión de Greg Jaffe, especialista del Centro para la Ciencia en el Interés Público, las actividades de los fabricantes "se han visto impulsadas por las decisiones reglamentarias de esta Administración".

Es más, la semana pasada los reguladores permitieron la modificación genética de salmón para que crezca más rápido. Este pez se ha convertido en el primer animal modificado genéticamente aprobado para el consumo humano en EE.UU.