Un excongresista de EE.UU., dice que el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, vendió a Julian Assange a cambio de obtener miles de millones de dólares del FMI.
Lenín Moreno
© AFP
El presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, habla durante una entrevista con periodistas en Guayaquil, 2 de abril de 2019.
"Tenemos dos políticas exteriores. Le decimos a la gente qué hacer. Y si lo hacen, estamos con ellos. Les damos mucho dinero. Si no lo hacen, están en un gran problema (...) los invadimos y habrá un golpe de Estado", dijo Ron Paul, el excongresista estadounidense y candidato presidencial del Partido Republicano, en un comentario publicado el lunes.

Paul afirmó que al contrario del expresidente de Ecuador, Rafael Correa, Moreno siguió las políticas exteriores de Washington ganando algo de dinero del Fondo Monetario Internacional (FMI) y entregó al fundador de WikiLeaks, Julian Assange a Estados Unidos.

"Él (Moreno) evidentemente tiene otra forma de actuar, y por supuesto, lo ha entregado. Esta es probablemente nuestra herramienta oficial para proporcionar a estos tipos de países", señaló.

El excongresista estadounidense declaró que el FMI ya ha entregado $ 4.2 mil millones al Gobierno de Ecuador, y hay otros seis mil millones de dólares que se otorgarán al país sudamericano en un futuro no muy lejano.

El pasado jueves, el presidente ecuatoriano le retiró el asilo diplomático a Assange, refugiado desde 2012 en la embajada del país en Londres, capital del Reino Unido. La decisión de Moreno permitió que la Policía británica, actuando en nombre de EE.UU., arrestara en la misma jornada a Assange en dicha sede diplomática.

Assange, de 47 años, es buscado por Washington por publicar documentos clasificados relacionados con las guerras de Irak y Afganistán que fueron filtrados por la denunciante estadounidense Chelsea Manning. Assange pasó siete años en la embajada ecuatoriana antes de su arresto.

El activista fue enviado a la prisión de Belmarsh, conocida como 'la Guantánamo' del Reino Unido, según informó el viernes su amigo cercano Vaughan Smith, una de las últimas personas en visitar al periodista australiano antes de su detención.