Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Los principales medios de comunicación se han asegurado de que muy poca gente conozca los detalles del "caso" contra Julian Assange en Suecia. El Grupo de Trabajo de la ONU dictaminó que Assange nunca debió haber sido arrestado en el Reino Unido, en primer lugar, porque no existe un motivo y no hay una verdadera investigación. Lea este artículo y sabrá por qué es así.
Anna Ardin

Anna Ardin
La otra cosa que no se entiende ampliamente es que no hay ningún jurado en el juicio por violación en Suecia y que es un juicio secreto. Todas las pruebas, todos los testigos, son escuchados en secreto. Ni público, ni jurado, ni medios de comunicación. La única parte pública es la acusación y el veredicto. Hay un juez y dos asesores nombrados directamente por los partidos políticos. Así que usted nunca llegaría a entender cuán descaradamente se trata de un caso cocinado, a menos que lea esto.

Hay muchas inconsistencias en la acusación de agresión sexual de Anna Ardin contra Julian Assange. Pero la pregunta clave que me llama la atención -y que curiosamente no he visto que se me haga en ninguna otra parte- es esta:

¿Por qué Anna Ardin no advirtió a Sofia Wilen?

El 16 de agosto, Julian Assange tuvo relaciones sexuales con Sofia Wilen. Sofía se había dado a conocer en el grupo sueco en torno a Assange por el impactante suéter de cachemira rosa que llevaba puesto en la primera fila de la conferencia de prensa de Assange. Anna Ardin sabía que Assange planeaba tener sexo con Sofia Wilen. El 17 de agosto, Ardin envió un mensaje de texto a un amigo que estaba buscando a Assange:
"No está aquí. Ha planeado tener sexo con la chica de cachemira todas las noches, pero no lo logró. ¿Quizás por fin encontró tiempo ayer?"
Sin embargo, Ardin testificó más tarde que apenas tres días antes, el 13 de agosto, había sido agredida sexualmente por Assange; una agresión tan grave que estaba dispuesta a intentar (con gran éxito) arruinar toda la vida de Julian Assange. Ella también declaró que esta agresión implicaba relaciones sexuales sin protección y que estaba preocupada por el VIH.

Si Ardin realmente creía que el 13 de agosto Assange la había forzado a tener relaciones sexuales sin protección y esto podría haberle transmitido el VIH, ¿por qué no hizo ningún intento de advertir a Sofía Wilen de que su vida corría peligro? ¿Y por qué Ardin estaba hablando con Assange sobre el deseo de este de tener relaciones sexuales con Wilen, y enviando mensajes de texto sobre ello a sus amigos, sin ninguna disconformidad o desaprobación evidente?

Ardin tenía los datos de contacto de Wilen y, de hecho, había organizado su inscripción para la conferencia de prensa. Podría haberla advertido. Pero no lo hizo.

Hagamos un breve repaso de toda la relación entre Ardin y Assange.

11 de agosto: Assange llega a Estocolmo para una conferencia de prensa organizada por una rama del Partido Socialdemócrata. Anna Ardin le ofrece una cama en la que quedarse, ya que ella no estaría allí.

13 de agosto: Ardin regresa temprano. Cena con Assange y tienen sexo consensuado, en el primer día de conocerse. Ardin posteriormente alega que esto se convirtió en un acoso debido a la mutilación subrepticia del condón.

14 de agosto: Anna se ofrece como secretaria de prensa de Julian. Ella se sienta junto a él en el escenario en su conferencia de prensa. Assange conoce a Sofia Wilen allí.

Anna tuitea a las 14:00:
'Julian quiere ir a una fiesta de cangrejos de río, ¿alguien tiene un par de asientos disponibles esta noche o mañana? #fb'.
Este intento de encontrar una fiesta de cangrejos de río fracasa, así que Ardin le organiza una ella misma, en un jardín fuera de su apartamento. Anna y Julian parecen estar bien juntos. Un invitado escucha que Anna le comenta a Assange que pensó que "me habías dejado" cuando se levantó de la cama temprano esa mañana. Otro le ofrece a Anna que Julian puede dejar su apartamento y quedarse con ellos. Ella responde: "Puede quedarse conmigo".

15 de agosto, dos días después de cuando ella afirma haber sido agredida sexualmente por Assange, Anna sigue en la fiesta de los cangrejos de río con Julian y tuitea:
'Sentada al aire libre a las 02:00 y casi congelada con la gente más inteligente y genial del mundo, ¡es increíble! #fb'.
Julian y Anna, según sus dos testimonios policiales, duermen de nuevo en la misma cama individual, y continúan haciéndolo durante los próximos días. Assange le dice a la policía que siguen teniendo relaciones sexuales; Anna le dice a la policía que no las tienen. Esa noche, Anna y Julian van juntos a una cena con los líderes del Partido Pirata y se retiran juntos de ella. Vuelven a dormir en la misma cama.

16 de agosto: Julian va a tener sexo con Sofia Wilen: Ardin no le advierte de una posible agresión sexual. Otro amigo le ofrece a Anna hacerse cargo de la estancia de Julian. Anna lo rechaza de nuevo.

20 de agosto: Después de que Sofía Wilen se pone en contacto con ella para decirle que está preocupada por las enfermedades de transmisión sexual, incluyendo el VIH después de tener relaciones sexuales sin protección con Julian, Anna la lleva a ver a la amiga de Anna, compañera socialdemócrata, excompañera en la misma lista a una elección del consejo, y oficial de policía feminista en campaña, Irmeli Krans. Ardin le dice a Wilen que la policía puede obligar a Assange a hacerse la prueba del VIH. Ardin está presente en toda la entrevista policial no registrada de Wilen, en violación del procedimiento. Krans prepara una declaración acusando a Assange de violación. Wilen se niega a firmarlo.

21 de agosto: Después de escuchar la entrevista de Wilen y la declaración de Krans, Ardin hace su propia declaración policial alegando que Assange ha tenido relaciones sexuales sin protección con ella de manera encubierta ocho días antes.

Unos días después: Ardin fabrica un condón roto para la policía como evidencia; pero un examen forense no encuentra rastros del ADN de Assange - ni de nadie más - en él, y de hecho aparentemente no ha sido usado.

Ningún testigo se ha presentado para decir que Ardin se quejó de agresión sexual por parte de Assange antes de la entrevista que Ardin concertó para Wilen con Krans - y Wilen no se presentó para quejarse de una agresión, sino para preguntar acerca de las enfermedades de transmisión sexual. Wilen se negó a firmar la declaración que alegaba violación, que fue redactada por la amiga de Ardin, Krans, en presencia de Ardin.

Por lo tanto, está claro que ha ocurrido una de dos cosas:

O bien...,

Ardin fue agredida sexualmente con sexo sin protección, pero no advirtió a Wilen cuando supo que Assange iba a verla con la esperanza de tener sexo.

Ardin también continuó hospedando a Assange, ayudándolo, presentándose en público y en privado con él, actuando como su secretaria de prensa, y durmiendo en la misma cama con él, rehusando repetidas ofertas para acomodarlo en otro lugar, todo después de que él la agrediera.

O...

Ardin quería sexo con Assange, por cualquier motivo. Ella "inesperadamente" regresó a casa temprano después de ofrecerle el uso de su única cama mientras ella estaba fuera. Según ella misma admitió, tuvo relaciones sexuales consensuadas con él, a las pocas horas de conocerlo.

Ella discutió con Assange su deseo de tener sexo con Wilen, y parece que al menos no lo desalentó. Al enterarse de la preocupación de Wilen por el VIH después de tener relaciones sexuales sin protección, llevó a Wilen con su amiga feminista, la policía Irmeli Krans, para convertir la historia de Wilen en una agresión sexual; algo muy fácil, dadas las asombrosas leyes suecas del "feminismo de segunda generación" sobre la violación. Wilen se negó a firmar.

En la comisaría, el 20 de agosto, Wilen envió un mensaje de texto a un amigo a las 14.25 horas: "No quería presentar cargos contra JA, pero la policía quería agarrarlo".

A las 17.26 envió un mensaje de texto en el que decía que estaba "conmocionada cuando arrestaron a JA porque yo sólo quería que se sometiera a una prueba".

A la noche siguiente, a las 22.22 horas, envió un mensaje de texto en el que decía que "fue la policía la que fabricó los cargos".

Ardin se inventó su propia historia de agresión sexual. Como muchos amigos sabían que estaba teniendo relaciones sexuales con Assange, no podía alegar que se trataba de sexo no consensuado. Así que ella fabricó su historia para que encajara con las preocupaciones de Wilen alegando el asunto del condón roto. Pero el condón roto que fabricó no tiene rastros de Assange. Es imposible usar un condón y no dejar rastros de ADN.

Conclusión

No tengo ningún problema en decir que creo firmemente que Ardin es una mentirosa. Para que su historia sea verídica es necesario que acepte un comportamiento que es, en el sentido literal, increíble.

La historia de Ardin es, por supuesto, increíblemente floja, pero eso no importa. En primer lugar, se suponía que usted nunca conocería todos estos detalles. Los juicios por violación en Suecia se celebran en secreto. No hay jurado, y el juez nombrado por el gobierno es supervisado por asesores nombrados directamente por los partidos políticos. Si Assange va a Suecia, desaparecerá en la cárcel, el juicio será secreto, y lo siguiente que sabrá es que es culpable y un violador.

En segundo lugar, por supuesto, no importa que las pruebas sean tan poco sólidas, ya que el mero hecho de denunciar una violación significa manchar para siempre la reputación de un hombre. Anna Ardin ya ha logrado arruinar gran parte del trabajo y la vida de Assange. El hecho de que los detalles de la historia sean patéticos no tiene importancia.

Al gritar "violación", la opinión políticamente correcta se sitúa tras la idea de que es un error incluso examinar las pruebas. Si a usted no se le permite saber quién es el acusador, ¿cómo puede saber que ella trabajó con grupos anticastristas financiados por la CIA en La Habana y Miami?

Por último, a los idiotas útiles que afirman que la forma de poner a prueba estos asuntos es en los tribunales, les diría que tienen razón, que deberíamos confiar en el Estado siempre, que los embaucamientos nunca suceden, y que deberíamos condenar categóricamente el vergonzoso comportamiento de aquellos que hicieron campaña a favor de los Seis de Birmingham.