El Parlamento chileno aprobó el miércoles un proyecto de ley acerca de la seguridad, el cual según el movimiento Unidad Social ­-integrado por más de 200 agrupaciones-, criminaliza las manifestaciones sociales que han iniciado en el país austral desde el pasado mes de octubre y que cumplen 50 días.
policía de Chile
© AFP
La policía de Chile cerca la casa del presidente chileno, Sebastián Piñera, en Santiago, la capital, 1 de diciembre de 2019.
El comunicado del movimiento Unidad Social publicado el jueves indicó que el mencionado proyecto de ley penalizará con cárcel los paros laborales en ciertas actividades que interrumpan los servicios públicos, el derecho a la autodefensa frente a la represión de la policía chilena, la interrupción del tránsito, las tomas de terrenos, entre otras formas de manifestaciones.

"Entendemos la aprobación como una continuación de la declaración de guerra a los pueblos que hiciera (el mandatario chileno) Sebastián Piñera. Defendemos nuestro derecho a la protesta, a la desobediencia civil y, tal como establecen convenciones internacionales, nuestro derecho a la huelga como derecho humano", expresó.

.El Parlamento chileno y también diversos partidos, según el comunicado, niegan la crisis y su magnitud en el país y no asumen la responsabilidad del estallido social y no hacen nada para resolver los problemas y cumplir con las demandas del pueblo.

El comunicado de la Unidad Social se produce en un momento en que Chile vive jornadas de protestas que se iniciaron, en principio, en contra de una subida en el precio de la tarifa de metro, pero, luego se convirtieron en un estallido social que han enfrentado violentas represiones policiales que han dejado más de 26 muertos y miles de heridos.