Hace un año, el joven Nick Sandmann, estudiante de una escuela católica de Kentucky, vivió probablemente el peor momento de su vida tras la cacería mediática que sufrió por la publicación en las redes sociales de un vídeo en el que durante la Marcha por la Vida a la que acudió en Washington junto a sus compañeros aparentemente se burlaba de un hombre que tocaba un pandero indio.
La CNN tendrá que indemnizar a Nick Sandmann, el estudiante católico al que acosaron a través de las redes

Tras la publicación del vídeo, cortado y descontextualizado, Nick sufrió ataques por todo el mundo, no sólo en EEUU
Los principales medios de comunicación publicaron el vídeo descontextualizado y arremetieron duramente contra este adolescente. Lo mismo hicieron numerosas estrellas de Hollywood y otros artistas. De hecho, tanto Nick como su familia recibieron insultos y y graves amenazas.

Hasta que se demostró que todo era falso. En apenas un par de días un vídeo más largo y detallado mostró que eran los adultos de dos grupos extraños los que se acercaban a los jóvenes que esperaban el autobús a provocarles, y que Nick no hizo absolutamente nada. De hecho, se limitó a rezar en silencio.

La CNN tendrá que indemnizar a Nick Sandmann, el estudiante católico al que acosaron a través de las redes
El señor Phillips vino con su pandero a donde estaban los jóvenes católicos esperando el autobús y empezó a tocarlo; Nick Sandmann quiso mantenerse calmo para ayudar a todos a rebajar la tensión, hizo una oración silenciosa y sonrió para mostrar que no se dejaría llevar a nada agresivo

Sin embargo, los ataques y la presión feroz que sufrió llevó a este joven y a su familia a demandar a los grandes medios que les habían difamado y alentado la caza de brujas contra este menor de edad.

La CNN fue una de las cadenas que sin comprobar la veracidad de las acusaciones se lanzó contra Nick, lo que provocó que fuera demandada junto a otros medios como NBC o Washington Post.

Concretamente, la familia del joven católico pidió a la CNN una indemnización de 275 millones de dólares por difamación, por daños morales ante la "angustia emocional que Nicholas y su familia su sufrieron" ante esta fake news que se viralizó. Las cantidades contra los otros grandes medios eran también muy altas.


Este es el vídeo más largo en el que se ve en contexto que no eran los jóvenes ni Nick los que iban a molestar al hombre del tambor ni a nadie más; fueron dos grupos de adultos los que acudieron a protestar a donde estaban los chicos católicos

Finalmente, la CNN se ha visto obligada a reconocer la gravedad de sus acusaciones y la falta de ética periodística, por lo que ha llegado a un acuerdo con la familia de Sandmann para indemnizarles. La cantidad no ha trascendido.

Según el abogado de la familia, tal y como recoge Fox News, el acuerdo pretende servir como advertencia a los grandes medios y a las personalidades que pueden destruir la reputación de personas anónimas con informaciones falsas como estas.

Las demandas contra los otros medios siguen adelante y en breve se tendrá conocimiento de ellas, pero el precedente de la CNN, sin duda, influirá en su estrategia de defensa.