El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, ha señalado que en las negociaciones "se han logrado progresos".
lavrov
© Inconnu
Sergueï Lavrov
La reunión de los representantes de varias partes del conflicto armado en Libia celebrada este lunes en Moscú ha resultado en la elaboración de un documento que ayudaría a especificar cuestiones vinculadas al alto al fuego en el país africano. No obstante, el acuerdo no ha sido firmado por todas las partes, ya que el mariscal Jalifa Haftar, jefe del Ejército Nacional Libio (ENL), que realiza la ofensiva contra el Gobierno de Acuerdo Nacional (GAN) de Trípoli, pidió tiempo hasta la madrugada del próximo martes para estudiar el texto.

"Este borrador del documento final de la reunión de hoy ha sido considerado en detalle, ha sido objeto de negociaciones bastante serias, y hoy podemos informar que se han logrado progresos", ha señalado el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, a los periodistas.

Indicó que el texto ha sido suscrito por los representantes del GAN, con base en Trípoli y reconocido por la ONU, mientras que la Cámara de Representantes, con sede en Tobruk, y su brazo armado, el ENL, necesitan más tiempo para estudiar el borrador.

"El presidente del Gobierno del Acuerdo Nacional de Libia, el Sr. Al Sarraj, y el presidente del Consejo de Estado [Superior, órgano consultativo basado en Trípoli], el Sr. Al Mishri, acaban de firmarlo. El mariscal Haftar, comandante del Ejército Nacional Libio, y el presidente de la Cámara de Diputados en Tobruk, el Sr. Akila Saleh, están considerando este documento positivamente y han pedido un poco más de tiempo hasta el día siguiente por la mañana para decidir su firma", explicó Lavrov.
"Los representantes de Turquía y Rusia continuarán ayudando a las partes a implementar los acuerdos que se están negociando", afirmó el canciller ruso.

Durante su encuentro en Estambul el pasado 8 de enero, el presidente ruso, Vladímir Putin, y su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, llamaron a las partes en conflicto en Libia, donde reina una dualidad de poderes, a que depusieran las armas a partir de la medianoche del 12 de enero en un intento de promover un arreglo político del conflicto.

Actualmente, el GAN, creado en 2015 como órgano de transición y respaldado por la ONU, tiene bajo su control Trípoli y partes del noroeste del país, mientras que las fuerzas de Haftar controlan la mayor parte del país y se han adentrado incluso en los suburbios de Trípoli.

El pasado mes de abril, el ENL anunció el inicio de una ofensiva militar para tomar el control de Trípoli, produciéndose así un agravamiento del conflicto. El GAN es considerado por las fuerzas de Haftar como "una coalición de extremistas islamistas y milicias leales a los Hermanos Musulmanes".


Aunque Haftar al principio rechazó la llamada al cese el fuego de Putin y Erdogan, el 11 de enero anunció haberlo aceptado tras recibir "muchas llamadas desde las oficinas presidenciales de Rusia, Emiratos Árabes Unidos, Francia, Alemania, Reino Unido e Italia".

Libia quedó dividida entre diversos grupos beligerantes a partir de 2011 después de que una intervención militar liderada por EE.UU. desembocara en el derrocamiento de Muammar Gaddafi.