El consejero de Interior, Miquel Buch, presume de "despliegue" y no oculta que pretenden suplantar a la Guardia Civil del Mar.
Partidocracia Desatada: Los Mossos presentan su 'Policía Marítima' pese a no tener competencias
© Twitter
Miquel Buch en la presentación de la Policía del mar
Los Mossos d'Esquadra han presentado este jueves en la Ametlla de Mar (Tarragona) su nueva Policía Marítima, una división de la policía regional que pretende ser el embrión del despliegue en lo que la Generalidad denomina "aguas territoriales catalanas". El hecho de no tener competencias en el litoral, que son exclusivas de la Guardia Civil del Mar, no ha sido impedimento para que el consejero de Interior haya mostrado los uniformes y se haya retratado en una lancha de la nueva división.

El despliegue comenzará este verano con bases en los puertos de Palamós (Gerona), Villanueva y la Geltrú (Barcelona) y la citada Ametlla de Mar y según Buch se completará en un plazo de tres años. El consejero ha destacado en el acto de presentación que el propósito es lograr la exclusividad de la misma manera que en tierra, donde los Mossos son la policía integral. "El cuerpo, policía ordinaria e integral de Cataluña, asumirá, como no podía ser de otra manera, las funciones en el ámbito marítimo que por ley le corresponden", ha manifestado en Twitter. Sin embargo, los Mossos carecen por ley de competencias en el ámbito marítimo, ya que estas corresponden a la Guardia Civil.

De entrada, la Policía Marítima contará con tres embarcaciones de unos doce metros de eslora y con capacidad para diez personas. El coste es de 1,2 millones de euros. En cuanto al personal, la división estará compuesta en su fase inicial por una cincuentena de efectivos.

Joan Carles Molinero, jefe de la Comisaría General de Movilidad, ha participado junto al consejero en la presentación y ha declarado a los medios que pretende establecer un modelo de "proximidad". También ha reconocido que el funcionamiento de este verano será de cara a la galería puesto que no contarán con las embarcaciones hasta 2021.

Molinero recién llegaba de la Audiencia Nacional, donde declaró el martes en el juicio que se sigue contra el mayor Trapero y la cúpula de la consejería de Interior por el golpe de Estado separatista. Lo más destacable de su declaración fue que afirmó que el plan para detener a Puigdemont y el gobierno catalán había sido destruido por razones de confidencialidad, pues constaban las direcciones particulares de los consejeros y los nombres de los comisarios e intendentes encargados de los hipotéticos arrestos.