La Organización de las Naciones Unidas (ONU) asegura que más de 4000 personas abandonan Burkina Faso cada día debido a la escalada de violencia en el país.
Burkina Faso
© AFP
Soldado de Burkina Faso patrulla campamento que alberga a desplazados internos de Malí, 3 de febrero de 2020.
Según la agencia de la ONU para los Refugiados, todos los días, más de cuatro mil personas se ven obligadas a huir de sus hogares en Burkina Faso ante la espiral de violencia contra los civiles por parte de los grupos extremistas.

"En Burkina Faso, los últimos ataques de milicianos contra civiles y autoridades locales han obligado a unas 4000 personas a huir de sus hogares y buscar seguridad cada día desde el 1 de enero", enfatizó el viernes la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en un comunicado.

A su vez, el portavoz de ACNUR, Andrej Mahecic, destacó en declaraciones a la prensa que sólo en las últimas tres semanas, unos 150 000 burkineses tuvieron que abandonar el país, y que todos necesitaban asistencia humanitaria.

El vocero añadió que la mayoría de los desplazados ahora vive en comunidades de acogida, donde es difícil que llega la ayuda humanitaria.

Las cifras de la ONU muestran que los ataques extremistas en los países del Sahel de Malí, Níger y Burkina Faso mataron a 4000 personas en 2019, y causaron una crisis humanitaria sin precedentes: hicieron huir a 600 000 de sus hogares desde 2015 hasta 2019.

Recientemente y tras una embestida de un grupo de hombres fuertemente armados contra fieles de una iglesia protestante en la ciudad de Pansym, en la norteña provincia de Yagha, 24 personas perecieron y otras 18 resultaron heridas.

No obstante, muchas personas continúan cruzando la frontera entre Níger y Malí y frente a ello, ACNUR reiteró su llamado a la protección de las poblaciones civiles y de aquellos que huyen de la violencia.

Desde hace tres años, Burkina Faso es blanco frecuente de ataques mortíferos: primero se concentraron en el norte del país y luego se extendieron a otras regiones, incluido el este, en la frontera con Togo y Benín