El primer ministro de Malasia, Mahathir Mohamad, anuncia su dimisión y se desata un caos político entre formaciones políticos por hacerse con el poder.
Mahathir Mohamad
© AFP
El primer ministro de Malasia, Mahathir Mohamad, habla en una cumbre en Kuala Lumpur (capital),19 de diciembre de 2019
Mahathir Mohamad, de 94 años, ha presentado este lunes su renuncia ante el rey de Malasia, el sultán Abdulá Pahang, sin precisar razones al respecto, según comunica la oficina del premier.

La decisión se ha producido después de que el Partido de los Pueblos Indígenas de Malasia que él lidera (conocido como Bersatu) haya anunciado su escisión de la gobernante coalición Pacto por la Esperanza, "teniendo en cuenta los desarrollos políticos actuales y futuros del país", se lee en un comunicado del aludido partido.

El ministro de Economía, Azmin Ali, y otros 10 diputados del Partido de la Justicia Popular (PKR) al que pertenece Anwar Ibrahim, el hombre llamado a sustituirle en el puesto, han confirmado su salida de la coalición "para formar un bloque independiente en el Parlamento".

En plena pugna interna por el poder, varios partidos del país del sudeste asiático, de acuerdo con medios locales, maniobran para evitar que Anwar, de 72 años, tome las riendas del Gobierno.


Los medios locales han barajado un cambio de alianzas en el Gobierno, a raíz de las posibles desavenencias entre los socios.

La salida de Azmin Ali, un antiguo aliado de Anwar Ibrahim, para formar un partido propio ha desatado las cábalas sobre la posibilidad de que se trate de un movimiento para evitar que Anwar y sus aliados se hagan con las riendas del Ejecutivo, tras la salida de Mahathir.

Mahathir formó una alianza política que derrocó en 2018 al entonces primer ministro Najib Razak sobre el que pesaban numerosas acusaciones de corrupción. Durante los últimos dos años el ya ex primer ministro expresó claras posturas contra las políticas del régimen de Israel y EE.UU. respecto a Palestina e Irán, en concreto.

Israel, a su juicio, es "un estado ladrón", fuente de propagación del terrorismo.