Una niña de cuatro años, identificada como Camila, fue raptada la madrugada del pasado domingo y su cuerpo se encontró en la zona La Mina, en el distrito de Independencia, en Lima, la capital peruana.
CCTV
© CCTV
Captura de pantalla
El momento del secuestro fue grabado por una cámara de seguridad de una tienda. En el video, que circula en redes sociales, se ve cuando un hombre se acerca a la pequeña, que va acompañada de dos menores más; según reseña La República, se trataría de su hermanita de dos años y una prima de nueve.

El hombre aborda a las tres menores y comienza a caminar con ellas. Pero, luego, se regresa con Camila en brazos y deja a su hermana menor y a su prima atrás.

La madre de Camila denunció el secuestro a la Policía Nacional del Perú y tras cerca de 8 horas de búsqueda, el cadáver de la menor apareció dentro de un costal.

El fiscal a cargo del caso, Raúl Roger Llamoca Zárate, informó que el cuerpo de la menor de edad presentaba lesiones en la nuca, y su deceso habría sido provocado por un traumatismo encéfalo craneano.

El presunto asesino

El presunto asesino es un adolescente de 15 años, cuya madre informó a la Policía, luego de identificarlo en el video que publicaron varios medios locales.

La mujer explicó que su hijo vivía con un familiar en el sector de Tahuantinsuyo, también en el distrito Independencia de Lima. La policía se trasladó a la vivienda indicada y en el lugar encontraron una bolsa con ropa parecida a la que usaba el secuestrador en el video de las cámaras de seguridad.

Sin embargo, el menor no fue encontrado en esa casa, por lo que su búsqueda aún continúa.

Relato de la abuela

De acuerdo al relato de la abuela de la víctima, Viviana Alvino, recogido por Perú21, el pasado sábado, su hija Mirella Huamán, de 22 años, dejó en casa a sus dos hijas, con su prima de 9 años, para ir a una fiesta.

Huamán se fue a la fiesta a las 10:00 de la noche (hora local) del sábado. A la 1:00 de la madrugada, su prima llegó con las dos niñas al lugar donde se encontraba la madre. La joven regresó a casa con las tres menores y estuvo con ellas hasta que se durmieron y luego volvió a bajar a la celebración.

Minutos más tarde, las pequeñas despertaron y salieron de casa, nuevamente, para buscar a Huamán. Sin embargo, en el camino se encontraron al adolescente, que las interceptó y luego perpetró el crimen contra la niña de 4.